Como regidora de este cabildo, vuelvo a tender la mano para sumar juntos señor alcalde: Milagros Romero

1401775n
Mérida Yucatán a 17 agosto 2016.-
El día de hoy, estamos a punto de cumplir un año trabajando en este ayuntamiento y casi todos los medios de comunicación, los ciudadanos participativos, los ciudadanos que viven con las decisiones que se toman en las direcciones municipales y, obligatoriamente quienes somos responsables o copartícipes de estas decisiones, vemos  necesario detenernos a analizar  la calidad de vida en el municipio. 

Para los medios y algunos ciudadanos, la evaluación se resume al desempeño del Alcalde, si está bien, regular o mal… y para el alcalde, su informe se resume casi siempre, en un conjunto de acciones positivas hechas, los metros de asfalto reparados, el número de apoyos dados, cuántas calles se hicieron, cuánto dinero se gastó en el municipio y demás cifras alegres de los que consideran sus acciones positivas. Pero, en realidad lo que se debe de evaluar debe de ir en función de los compromisos cumplidos de lo que se ofreció a los ciudadanos en campaña,  de los casos exitosos en  las prioridades y expectativas de los ciudadanos, como también de los compromisos que se contrajeron posteriormente a asumir el cargo y de los que son inherentes a él. 

Así que antes de dar cifras y sonrisas hay que partir de una introspección de estos puntos. 

Si el informe que se dará estuviera apoyado en estas bases, habría que responder a varias interrogantes, entre ellas:  

¿En dónde quedó la promesa de pedir el transporte público para que sea un servicio digno de los meridanos y de la tarifa que se cobra? 

¿En donde quedó la transparencia y rendición de cuentas si hasta hoy los regidores que pedimos información no la recibimos de acuerdo a las formas que indica la ley aplicable al municipio? 

Dónde quedó la regulación de mercados, el control, la cobranza y el derecho de los ambulantes y de sus clientes, el padrón real de ambulantes, el ordenamiento de los comerciantes formales del mercado, el combate frontal a la corrupción y el respeto al reglamento existente,  si fue uno de los proyectos de arranque de esta administración, porqué hoy están tan incontrolables como en los ¿Tiempos de la malograda administración de Angélica Araujo?  ¿Por qué el subdirector de mercados le proporciona datos falsos al alcalde?

Del proyecto de movilidad en Mérida, habrá que esperar a terminar el proyecto con todo y figuritas a color, para revertir todos los obstáculos que existen en las escarpas de toda la ciudad…empezando por nuestra cara, es decir, el centro histórico?

¿Por qué si se firmó una carta de los derechos del peatón, hasta hoy tenemos en las principales escarpas de la plaza grande diversos puestos instalados obstaculizando el paso?

¿Porque todo el perímetro del mercado es intransitable?

Y ni qué decir de los paraderos de camiones no solo en el centro sino en la periferia…

¿Por qué no se ha hecho un cambio trascendente en ninguna vía existente?

¿Y que hay de las ciclo vías que no sean tramos interrumpidos o para diversión?

En cuanto a desarrollo urbano, se están haciendo grandes acuerdos para darle otra vida al centro, pero se siguen ahogando en cantinas y tugurios innumerables calles que lo conforman. 

Seguimos pagando el precio de la corrupta administración de Renán Barrera en el que un cuarto de hora antes de irse, otorgó donaciones y permisos indebidos a todo el que supo alcanzar la cuota. ¿Será que no podamos verificar si quienes están operando dichos permisos, están cumpliendo el reglamento vigente? ¿Porque por más Planes de desarrollo urbano que se realicen, por más asesores pagados y consejos que se formen, si no se va a respetar el marco legal?…¿Para qué nos hacemos patos? Y les pongo como ejemplo unos cuantos botones de muestra: 

Desde el inicio de esta administración existe la denuncia de una “posada” que se encuentra en el fraccionamiento terranova, el ciudadano que representa a los vecinos ha estado en muchos miércoles ciudadanos, varias visitas a desarrollo urbano y nadie

Procede. Dicen que todo está en orden, pero en reciente visita que realicé, pude ver que es un comercio en área no permitida, sin cajones de estacionamiento, que además obstaculiza el paso peatonal e invade la arteria cuando sus clientes acuden y que recibe a vista y paciencia de todos a los alumnos de la CEBETIS que está ahí cerca.

¿Y la gasolinera que se construye silenciosamente a la entrada de Cholul y que está a lo largo de la ciclo vía? ¿Será que no se pueda detener la obra?

¿Y el Centro Internacional de Congresos  que está edificando el Gobierno del Estado sin los permisos correspondientes  de la dirección de desarrollo urbano  del municipio?  

Hay también, sin duda, cosas positivas y trascendentes que se han logrado en este año.

Una de ellas es el Tribunal Contencioso Administrativo, pero éste se logró por el apoyo que le dimos la oposición libre y responsable que hay en este cabildo.

Otra muestra es el proyecto urbanístico que se está haciendo el Cordemex, pero ahí fue complicado porque el responsable de llevarlo a cabo, el ing. César Bojórquez, se negaba a incluir las propuestas de los ciudadanos y las de los integrantes del consejo de desarrollo urbano, pues recuerdo que me dijo: eso está planchado y va por que va… y no perderemos el tiempo escuchando a la ciudadanía. Solo con la participación y resistencia ciudadana  se pudo lograr abrir el espacio para la verdadera participación ciudadana…total que a la hora de dar el banderazo, estaban todos en la foto y en el presídium, menos los ciudadanos que contribuyeron a hacer la diferencia.

Esta acción derivó también en el gran proyecto que se está realizando en la calle 50…pero en este sentido una flor no hace primavera. Hacen falta muchas más.

Para mí, como para muchos más, este es un silencioso ayuntamiento del PAN, que no ha sido notado ni validado por los meridanos. En comparación con otros alcaldes que sí han dejado huella por ser combativos, proactivos,  formadores de servidores y otras acciones trascendentes  que también han sido emanados del mismo partido,  este primer año ha sido el gobierno del  PAN…pero PAN sin sal.

Las personas en la calle me preguntan, si he visto malos manejos de recursos en el ayuntamiento…sé que se refieren a robos y corrupción.

En realidad, yo no me atrevería a aseverar que tales hechos estén presentes en el actuar de los regidores o actores principales del ayuntamiento, no he visto señales de ello.

Pero los recursos públicos se pueden catalogar de bien o mal manejados, según las partidas a las que se destinen.  Un gobierno responsable debe de destinar el dinero en obras prioritarias que estén entre sus obligaciones y si le queda dinero, entonces destinarlas a otras obras. 

¿Cómo podemos gastar más de 30  millones en hacer casas y presumir de ellas cuando hay otras obras de mayor impacto y transcendencia como iniciar una transformación integral a la fisonomía del otrora majestuoso paseo de Montejo?

¿Cómo no entrarle a la reubicación de paraderos de transporte en el centro? O ¿El proyecto de peatonalizar alguna calle del centro histórico, Rescatar los mercados públicos, y tantos y tantos proyectos que sí se reflejaran en la calidad de vida de miles de meridanos y que se detuvieron por falta de recursos?

Hay mucho por decir y lo hemos estado haciendo en cada sesión de cabildo… pero hoy creo que en un acto de inteligencia, humildad y sensatez, antes de apresurarnos a hablar hay que ponernos a escuchar.

Escuchar a las personas de la calle, escuchar a la oposición responsable que criticamos tanto como apoyamos y proponemos.

Solo así se logra pasar de ser un servidor  público a ser un verdadero político y de ser un político a ser un líder y de ser líder a un auténtico estadista.

(Bueno….se vale soñar) 

Como regidora de este cabildo, vuelvo a tender la mano para sumar juntos señor alcalde, pero con formas innovadoras, acordes con la generación de muchos de mis compañeros, vamos a imprimirle un sello propio a esta administración y vamos a sorprender a nuestros conciudadanos con decisiones valientes, decididas y de fondo.

También te podría gustar...

Comentários no Facebook