La explicación al agua verde de las piscinas de Río

l agua de la piscina de saltos se tornó en color verde para la sorpresa de todos los espectadores - AFP

El agua de la piscina de saltos se tornó en color verde para la sorpresa de todos los espectadores – AFP


Los organizadores culpan a la empresa contratada para el mantenimiento: «a nosotros no nos consultaron

Había llamado la atención de todos los espectadores, y nadie conseguía otorgar una explicación lógica. El agua de las piscinas en Río de Janeiro se tornaba de repente en un extraño color verde esmeralda. Sin embargo, la situación no era especialmente grave: a lo sumo, algunos se quejaban de un molesto picor de ojos.

La aclaración más lógica a este desaguisado la han dado este sábado los organizadores de los Juegos: Al parecer, un vertido de peróxido de hidrógeno en el agua ha neutralizado el efecto del cloro, y ha favorecido la cría de algunas algas. A ello, se ha sumado el fallo en el sistema de monitorización electrónico, que no contó con la falta del producto químico en el agua. La suma de estos factores acabó por transformar el color de la piscina durante la celebración de la competición de 10m. plataforma femenino. Y de paso, ha provocado miles de comentarios por parte de los espectadores.

En respuesta a toda la polémica, los organizadores han culpado a la empresa fichada para el mantenimiento de la piscina: «A nosotros no nos consultaron. El fallo de nuestros contratistas es también nuestro fallo».

El tono verde de las piscinas en Río había sido todo un quebradero de cabeza para los organizadores de los Juegos de Río. Las quejas por el picor de ojos que realizaron algunos jugadores de waterpolo se sumaron a las miles de bromas realizadas por los espectadores a través de las redes sociales.

Para arreglar la situación, los organizadores han equilibrado la presencia de productos químicos en el agua, y han intentado que las algas sean más densas para poder realizar la limpieza de una manera más eficiente. A pesar de ello, deben de tener cuidado: juegan a contrarreloj, y están limitados por la programación de competiciones. Al menos, la situación no supone un peligro para los jugadores que tengan que entrar en el agua. Se tardará 10 horas en arreglar la piscina y cambiar el líquido: el domingo tiene que estar lista para la competición de natación sincronizada, en la que se necesita que los deportistas se vean los unos a los otros bajo el agua.

Durante la tarde del sábadoel agua se ha ido tornando poco a poco en azul en la piscina de waterpolo. La de saltos aún se mantiene verde. El portavoz de la organización de los Juegos, Mario Andrada, ha asegurado que la situación estará totalmente arreglada el miércoles, aunque no ha querido aclarar cómo pagará la empresa los daños causados. El agua verde de las piscinas, que Andrada ha calificado como un hecho «embarazoso», será una anécdota de estos Juegos que, seguramente, sea difícil de olvidar.

También te podría gustar...

Comentários no Facebook