Desatiende Gobierno prevención del SIDA

antirr
Mérida Yucatán a 26 enero 2016.-
La propagación del SIDA en embarazadas ya tiene un nuevo factor: el desinterés del Gobierno del Estado para abastecer a las clínicas del interior del Estado de las pruebas de detección de la enfermedad, denunció la investigadora de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), Rocío López Quintal.

Centros de salud de diversas comunidades, como Tahdziú y Chacsinkín, no ofrecen pruebas de detección del virus como parte de su rutina, lo cual es una omisión grave del sistema de salud estatal, remarcó.

“Aunque todas las embarazadas deben someterse a la prueba de VIH para prevenir la transmisión, existe una falta de recursos destinados al cumplimiento de esta norma, que tiene como consecuencia que la aplicación sea irregular.

“Esto es una falla que pone en riesgo a muchas personas, es algo muy serio. No se están destinando los recursos para una aplicación estricta de la norma y se está jugando la ruleta rusa, a veces sí y a veces no”, acotó.

La realidad es que es obligación de las autoridades sanitarias hacer esa prueba en todos los centros de salud y en Yucatán no se está cumpliendo a cabalidad con este proceso, reiteró.

Por otro lado, señaló que con el financiamiento del Fondo Mixto de Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) se desarrolló un diagnóstico para conocer los factores de vulnerabilidad asociados al proceso migratorio, a lo que la investigadora denomina “la díada migración-VIH/SIDA”.

Aclaró que es parte de un proyecto conjunto que se desarrolla en la frontera norte con Estados Unidos y con la sur con Guatemala.

López Quintal explicó que “los antecedentes señalan que un migrante tiene tres veces más posibilidad de adquirir esta enfermedad que un no migrante”.

La especialista del Centro de Investigaciones Regionales “Dr. Hideyo Noguchi” de la Máxima Casa de Estudios mencionó que “cuando la gente presenta movilidad, sale de sus contextos de origen por cuestiones de trabajo o estudios, está en mayor riesgo de adquirir el virus”.

Recordó que los primeros casos de la pandemia en Yucatán, relacionada con la población rural maya, surgieron a partir del aumento de los índices del fenómeno de la migración.

Los primeros casos detectados en la capital fueron en 1983, pero fue hasta 1987 cuando se registraron por primera vez en las comunidades del interior del Estado, principalmente aquellas donde la movilidad por causas de trabajo iba en ascenso.

Explicó que la primera etapa del proyecto consistió en la realización de un diagnóstico mixto, tanto cualitativo como cuantitativo, en Tahdziú y Chacsinkín.

Según el Informe de Pobreza y Evaluación en el Estado de Yucatán, realizado por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), las dos comunidades se encuentran entre los cinco municipios con mayor porcentaje de población en situación de pobreza de la entidad, en 89.4 por ciento para el primero y 91.7 por ciento para el segundo.

También te podría gustar...

Comentários no Facebook