Consumo de inhalantes, problema de salud pública que se puede prevenir: IMSS

droga

  • Debido a que su adquisición resulta bastante sencilla y se encuentran en numerosos productos; la población más vulnerable son las y los jóvenes
  • El programa JuvenIMSS ofrece a  adolescentes capacitación y orientación sobre prevención, detección y control de enfermedades, adicciones y salud reproductiva
  • A nivel rural, IMSS cuenta  con Centro de Atención Rural al Adolescente (CARA)

Mérida Yucatán a 26 enero 2016.- Con motivo de que el Senado de la República exhortó a las diferentes dependencias de salud federales y estatales  para que se realicen campañas informativas sobre el daño que ocasiona el consumo de productos inhalantes, el doctor Alonso Sansores Río, coordinador delegacional de Programas Integrados de Salud –PrevenIMSS-  del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Yucatán, brindó información al respecto.

El consumo de inhalantes se ha vuelto un problema de salud pública debido a que su adquisición resulta bastante sencilla y se encuentran en numerosos productos. Además, la drogadicción es considerada una enfermedad porque afecta directamente la salud física y mental de las personas, genera daños orgánicos muchas veces irreversibles, empeora la calidad de vida e incrementa el riesgo de tener accidentes.

Los inhalantes son sustancias consideradas volátiles que producen vapores químicos que pueden inducir efectos psicoactivos; y se encuentran en diversos productos como gasolinas, anestésicos, limpiadores, pegamentos, aerosoles, adhesivos, productos de limpieza, cosméticos, repelentes, entre otros.

La población más vulnerable y que consume en mayor medida los inhalantes son las y los jóvenes, esto en parte por la influencia de su medio social, ya sea por amistades, problemas familiares, baja autoestima, entre otros; y si no reciben atención y guía adecuada podrían llevarlos a más adicciones como al tabaco, alcohol, o a sustancias psicotrópicas como la cocaína, mariguana, metanfetaminas o solventes.

El consumo de productos inhalantes puede provocar convulsiones, daño renal o hepático, deterioro nervioso, alteración de la memoria, disminución de la capacidad de razonamiento, depresión, ataques de pánico, ansiedad, alucinaciones, problemas familiares, cambios y descuido en la apariencia física, falta de higiene y un comportamiento antisocial y agresivo.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Adicciones 2011, los inhalantes representan 40.4 por ciento del uso de sustancias, en al menos alguna vez. El grupo afectado es el de los adolescentes de 12 a 14 años de edad, con 45.5 por ciento. Según el sondeo, las cifras representan en la población adolescente de entre 12 y 17 años, un consumo de inhalantes cinco veces mayor que el de un adulto.

Es importante que madres y padres de familia se informen y reconozcan los tipos de drogas y sus efectos. Existen varias señales de alerta que se presentan y podrían indicar un consumo de drogas: estados de ánimo cambiantes, pánico, miedo, indiferencia al dolor, alteraciones del sueño, comportamientos violentos, sentimiento exagerado de felicidad, descontrol motor y del lenguaje, alucinaciones, ansiedad y falta de apetito.

En el Seguro Social Yucatán se cuenta con el programa institucional JuvenIMSS, mismo que tiene la finalidad de trabajar con adolescentes de 10 a 19 años. Son divididos en dos grupos, el primero de 10 a 14 –nivel primaria- y el segundo de 15 a 19 –nivel secundaria-, esto con la finalidad de satisfacer las necesidades específicas de su edad.

Este programa se encuentra establecido en todas las unidades de medicina familiar (UMF) de la ciudad de Mérida, mientras que en el Interior del Estado, participan las UMF de Umán, Motul, Progreso, Valladolid y Tizimín.

Con JuvenIMSS, las y los jóvenes reciben capacitación y realizan dinámicas de grupo orientadas a temas de nutrición, prevención, detección y control de enfermedades, adicciones, sexualidad, salud reproductiva e información sobre los diferentes aspectos que afectan su sano desarrollo físico y mental.

Para conseguir resultados positivos en este programa, participan desde grupos médicos, de enfermería, trabajo social y nutrición.

Por su parte, el IMSS Prospera también realiza encuentros estructurados con las y los adolescentes del Centro de Atención Rural al Adolescente (CARA).

Los CARA están dirigidos a jóvenes que habitan en las comunidades rurales donde el Programa tiene presencia, y entre sus finalidades se encuentra otorgar orientación, información y principalmente educación especializada sobre temas diversos que afectan su vida, tales como desarrollo humano, perspectivas de género, comunicación familiar, desarrollo de habilidades para la vida y hábitos saludables, prevención de adicciones, entre muchos otros.

Las y los interesados en formar parte de los CARA pueden solicitar mayor información sobre estos espacios y sus beneficios en las unidades médicas rurales  y hospitales del IMSS Prospera.

También te podría gustar...

Comentários no Facebook