Estudiantes de Querétaro participarán en concurso internacional de robótica

Robotica_Rumania_1602
Estudiantes de bachillerato de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) obtuvieron la acreditación para representar a México en competencias internacionales de robótica que se llevarán a cabo en Europa.

El equipo está integrado por los estudiantes de la Escuela de Bachilleres Plantel Norte de la UAQ, Ximena Valles Novoa y Manuel Alejandro Cardoso Duarte, quienes obtuvieron el primer lugar en el certamen nacional RoboMatrix 2015, competición organizada por la Sociedad Latinoamericana de Ciencia y Tecnología (Solacyt), lo que les permitió obtener la acreditación para representar a México en el concurso internacional Infomatrix, en Bucarest, Rumania, del 26 al 30 de mayo próximo.

La estudiante Ximena Valles Novoa explicó que el equipo de trabajo se integró en las vacaciones de verano de 2015 como parte de las actividades del Club de Robótica, y que el proyecto con el que decidieron participar fue un robot ‘siguelíneas’ elaborado con Lego.

“La función de nuestro robot es seguir una línea propuesta por los organizadores; el objetivo es que el robot siga las líneas sin salirse y a la mayor velocidad posible. Para ello utilizamos cuatro sensores que nos dan valores del cero al 100, cada vez que detecta negro o blanco el robot se va acomodando; primero sigue con los dos del interior y después tenemos otros dos en el exterior para vueltas que son hasta de 90 grados. Nos tardamos aproximadamente un mes en programar el robot y tenerlo listo para el concurso”, indicó.

Valles Novoa puntualizó que el factor más importante para obtener el triunfo en este tipo de competiciones es el manejo de la presión, porque en la competición se realizaron cambios constantes en las trayectorias establecidas para los robots participantes.

“Existe la presión de que, aunque hayas probado mucho tu robot, siempre cambiaban los valores, por lo que estábamos al pendiente de que los sensores los pudieran cubrir, aunque ya estaba todo programado. Para nosotros, como estudiantes de bachillerato, fue muy satisfactorio viajar hasta Oaxaca —donde fue el certamen nacional—, estar en el concurso con tanta gente, conocer estudiantes de otras partes del país, ver otros equipos. Muchos no avanzaron, es cuando te quedas pensando ‘el esfuerzo valió la pena’”, abundó.

Por su parte, el docente y asesor del equipo, Edgar Guevara Hernández, informó que estos estudiantes se formaron en el Club de Robótica de la UAQ, una iniciativa apoyada por el Fondo de Proyectos Especiales de Rectoría (Foper), que promueve la cultura científica, tecnológica y social de los estudiantes, buscando soluciones que atiendan problemáticas reales que impactan a la comunidad universitaria y la sociedad queretana.

“En este club buscamos que los estudiantes de bachillerato, de todos los planteles de la UAQ, se integren a través de cursos y talleres de robótica que se imparten los sábados; son gratuitos y en ellos llevan a cabo distintos proyectos a través de aprendizaje basado en solución de problemas. Es un proyecto de naturaleza multidisciplinaria. El rector de la universidad, doctor Gilberto Herrera Ruiz, junto con la Facultad de Ingeniería tuvieron a bien brindarnos un espacio, por lo que se pudo establecer el proyecto”, destacó.

Semillero de talento

Guevara Hernández subrayó que será la cuarta ocasión que bachilleres de este club de robótica participan en concursos internacionales. En otras ediciones, recordó, otros equipos han participado en competiciones llevadas a cabo en Malasia (2012), Indonesia (2013) y Rusia (2014), lo que ha incentivado no solo la participación estudiantil sino también el orgullo, por parte de los jóvenes, de representar a México en el extranjero.

Robotica_Rumania_1603
“Nosotros buscamos diversificar la participación de los estudiantes, promover la tecnología y la convivencia porque, finalmente, más que una competencia, es importante que convivan y se genere más interés en la tecnología y las aplicaciones que puede tener en distintas áreas”, abundó.

Otro de los aspectos que han determinado el crecimiento del club y la generación del interés de los bachilleres para participar en este tipo de certámenes, de acuerdo con Guevara Hernández, es su carácter interdisciplinario, donde no solo colaboran estudiantes y docentes de ingeniería, sino que se integran equipos de trabajo con gente de diferentes áreas del conocimiento.

“El club se ha convertido en un semillero en el que no necesariamente se tiene a estudiantes con afinidades hacia la ingeniería; tenemos algunos que ganaron certámenes y actualmente estudian carreras como psicología educativa u horticultura ambiental, en mi caso yo soy licenciado en Letras. Lo que buscamos es darles una visión distinta de la tecnología, no es que todos vayan a ser ingenieros en automatización, sino que sepan que la tecnología les puede ayudar a dar solución a distintos problemas y que lo apliquen en sus áreas”, finalizó. (Por Israel Pérez Valencia)

También te podría gustar...

Comentários no Facebook