Diferencias entre partidos dejan casi 400 leyes inconclusas

partidos2
Ciudad de México, 5
 de mayo 2015 .- Caracterizada por el constante distanciamiento entre los senadores y los diputados federales, así como por los pleitos internos entre panistas y perredistas, por las diferencias con sus dirigentes nacionales y la creación del Pacto por México, la LXII Legislatura dejó inconclusas 385 reformas y nuevas leyes, entre ellas el límite al fuero, el castigo al robo de hidrocarburos y la pensión universal.

Además, se quedaron a la mitad del camino, porque sólo fueron avaladas por una de las Cámaras, temas como el seguro de desempleo, la regulación de los casinos, el bloqueo de señales de teléfonos celulares en los centros penitenciarios, la llamada Ley Ficrea y la desindexación del salario mínimo.

De acuerdo con el periódico Excélsior, la LXII Legislatura estuvo caracterizada por la construcción de acuerdos entre las diferentes fuerzas políticas y el gobierno federal, a partir del extinto Pacto por México, que llevó a una dinámica de trabajo que provocó la aprobación de 11 de las 21 reformas constitucionales que se realizaron desde el primero de diciembre de 2012 hasta el pasado jueves; 31 nuevas leyes, nueve de ellas en materia energética y siete de tipo financiero, que fueron las más numerosas, y un centenar de reformas de ley, del total de 180 que ya son una realidad.

De igual forma, esta Legislatura mostró a México un rostro escasamente visto en el panorama político del país, al convertir a las Cámaras en un escenario de la disputa interna de los partidos políticos, en la búsqueda del poder político y económico del sus fracciones parlamentarias.

Así, principalmente en el Senado, el Partido Acción Nacional (PAN) mostró su división interna con diversas confrontaciones públicas protagonizadas entre maderistas y calderonistas, que empezaron con el soslayo de Ernesto Cordero, líder de estos y entonces coordinador de los senadores panistas, a la línea enviada por el presidente nacional de su partido, Gustavo Madero, y que siguió con la destitución de Cordero.

Además, la revelación de Excélsior de la nómina que manejaba Ernesto Cordero, con la cual pagaba a colaboradores del ex presidente Felipe Calderón agregó elementos a esta disputa que fue acallándose poco a poco, pero de ninguna manera desapareció; en la Cámara de Diputados la disputa fue menor, ante la mayoría maderista, pero eso no canceló que se capitalizara el escándalo por las diversiones nocturnas de los diputados maderistas encabezados por Luis Alberto Villarreal, y que le costó la coordinación.

También el Partido de la Revolución Democrática (PRD) tuvo sus episodios: Los Chuchos y su ex integrante, Luis Miguel Barbosa, en el Senado dejaron ver a todos su proceso de divorcio, que pasó por la obligación impuesta a los senadores de retirar su respaldo a la Ley Federal de Telecomunicaciones, a pesar de que participaron en su elaboración; mientras los bejaranistas y Los Chuchos se disputaron cada espacio en la Cámara de Diputados.

La LXII Legislatura, que acompañó al presidente Enrique Peña Nieto en su primer trienio, lo llevó a ser el mandatario federal con el menor número de propuestas aprobadas, y aunque el Senado aprobó 247 nombramientos, dejó pendientes tres, el fiscal anticorrupción, el séptimo magistrado electoral, el nuevo vocal del IPAB y el nuevo titular de la Comisión Nacional de Hidrocarburos.

El uso de recursos legislativos como no votar, a pesar de estar presentes; salirse de las sesiones; subirse a la tribuna, entre otros, marcaron las imágenes de un Senado que dejó así su histórico rostro de sobriedad y disciplina, y que fue escenarios de una inédita alianza entre perredistas y panistas para arrinconar constantemente al priismo.

(Periodismo Digital)

También te podría gustar...

Comentários no Facebook