Ana Rosa arranca su campaña ahora por Distrito

20Payan2
Mérida Yucatán a 20 abril 2015.-
Como precandidata –por un lado- y como representante de la Fundación México Con Valores de Movimiento Ciudadano –por otro- tuve el honor de recorrer la ciudad de sur a norte, de oriente a poniente en más de una decena de ocasiones y ahora –como candidata- lo he hecho de nuevo en ya por lo menos dos ocasiones; ahora distrito por distrito, ciertamente sin poder recorrer todas las calles del municipio, pero sí recorriendo casa por casa cada una de las rutas que hemos seguido en estas dos semanas.

El reclamo ciudadano es claro. No se necesitaría más de una página en una libreta de apuntes. Mérida se queja primordialmente de la seguridad y el transporte. Hay zonas de la ciudad donde casa sí, casa no la experiencia de la inseguridad es propia y no de oídas. Del transporte todo son quejas. Hoy, ambas responsabilidades del Gobierno del Estado en manos del Revolucionario Institucional. Los dos más grandes pendientes de la ciudad han sido generados al ojo y amparo de un partido que hoy quiere hacer creer que puede solucionarlos cuando claramente no es así.

El reclamo es también generalizado cuando a la recoja de basura se refiere. Y es peor porque el meridano común no sabe que después de ese servicio que se le ha salido de las manos a los recientes ayuntamientos, existe un mayor descontrol en el manejo de los residuos sólidos, envenenando de a poco no sólo a nosotros los causantes sino a las futuras generaciones que son más susceptibles a sufrir de por vida por esta irresponsabilidad.

La ciudad está en efecto abandonada. ¿Cuándo fue la última vez que una cuadrilla pasó por tu casa? ¿Cuándo fue la última vez que viste un tiradero de basura o cacharros en la esquina de tu casa que pasa días y días y días sin atención de la autoridad? Por toda la ciudad la respuesta acalla toda publicidad municipal. Los servicios públicos son ineficientes e insuficientes. Se ha perdido la eficiencia y sobretodo la transparencia.

Para cumplir lo anterior y para responder adecuadamente a las necesidades de la población, hoy comparto con ustedes la siguiente propuesta ciudadana.

La primera obligación del nuevo gobierno que encabece será retomar el orden, pagar las deudas, meter todo en cintura y entregar cuentas absolutamente claras de todos los ingresos y de cada uno de los egresos. Para lograr lo anterior solicitaré que sea la sociedad civil -a través de las organizaciones y colegios de la materia- quien elija al contralor del Ayuntamiento de Mérida.

También solicitaré que dicho contralor, que hasta hoy responde al cabildo y al alcalde, responda directamente al Síndico, de manera que ambos sean totalmente independientes y puedan ejecutar su labor fiscalizadora en plena independencia y absoluta libertad; presentando informes completos, oportunos, veraces y que den certeza a los meridanos del uso de los recursos que son de ellos, de los meridanos.

Antes de emprender cualquier obra, de proponer cualquier adendo a la ciudad, proponemos limpiarla, ponerla en orden. Primero limpiaremos la casa, luego la reconstruiremos y la reinauguraremos para asombro de propios y extraños. Mérida volverá a brillar. Volverán los buenos tiempos.

(Periodismo Digital)

También te podría gustar...

Comentários no Facebook