Anuncian desarrollo de prototipo detectar patógenos transmitidos por vectores.

Silvia Tenorio Salgado, asesora científica de la empresa BioBird y Jorge Zavala Castro, director del Centro de Investigaciones Regionales de la UADY, al anunciar el arranque del proyecto para el diseño de una herramienta de detección temprana y a bajo costo de patógenos transmitidos por vectores.

Silvia Tenorio Salgado, asesora científica de la empresa BioBird y
Jorge Zavala Castro, director del Centro de Investigaciones Regionales de
la UADY, al anunciar el arranque del proyecto para el diseño de una
herramienta de detección temprana y a bajo costo de patógenos transmitidos
por vectores.

  • Estudios producto de la vinculación entre universidad, empresa y gobierno

Mérida, Yucatán, 16 de abril de 2015.- Con financiamiento del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) y de la empresa local BioBird, académicos del Centro de Investigaciones Regionales de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY) y de las universidades Autónoma de San Luis Potosí (UASLP) y Latino, esta última de carácter privado y con sede en esta ciudad, anunciaron el arranque de los estudios para desarrollar este año un prototipo de lo que podría sería a futuro un moderno método para la detección de patógenos transmitidos por vectores.

En conferencia de prensa realizada esta mañana en el auditorio de la Unidad de Ciencias Biomédicas del Centro de Investigaciones Regionales (CIR) de la UADY, se precisó que el objetivo central de la investigación es desarrollar una herramienta basada en la tecnología de ADN para la detección temprana y a bajo costo de múltiples patógenos que son transmitidos por los vectores de mayor importancia médica en el país.

Para esta primera etapa de la investigación, que finalizará en diciembre próximo, los académicos de las tres universidades se han fijado como metas, entre otras, una herramienta prototipo con alta sensibilidad para la detección de patógenos transmitidos por vectores en etapas tempranas de la enfermedad, en menor tiempo y costo comparado con las técnicas que se emplean rutinariamente.

Asimismo, se buscará integrar una red de conocimiento entre las universidades y la empresa patrocinadora que permita la articulación de la
cadena productiva del sector biotecnológico y fortalecer la colaboración universidad-empresa e integrar a socios estratégicos nacionales.

“Buscaremos desarrollar una metodología que nos permita que mediante una sola prueba sepamos qué tiene el paciente: H1N1, Dengue, Chikungunya o cualquier otra enfermedad; si se acaba el espectro de los problemas entonces analizar la presencia de nuevos patógenos en el medio”, afirmó Jorge Zavala Castro, director del Centro de Investigaciones Regional (CIR) de la UADY.

“No estamos descubriendo tecnologías, simplemente utilizando las existentes para tener una herramienta efectiva y hacer un diagnóstico
oportuno y específico de las enfermedades para su adecuado tratamiento”, subrayó el titular del  CIR quien agregó que “una vez demostrada la efectividad del método se podrá cambiar el molde y adecuar a otros problemas sean éstos digestivos, respiratorios o de cualquier tipo
infeccioso.

El directivo universitario destacó asimismo la vinculación del proyecto acorde a la política estatal y nacional para apoyar la relación
universidad, empresa y gobierno con el fin de solucionar problemas. “Creo que también es una demostración de cómo utilizar la tecnología con beneficio directo a la población”, añadió.

A su vez, Héctor Arturo Alvarado Gamas, director para Yucatán de la Oficina Mexicana de Transferencia de Tecnología, Innovación y
Conocimiento, organismo certificado por CONACYT, dijo que la inversión para los trabajos que se realizarán este año será de 7 millones de pesos de los cuales 4.5 aporta CONACYT y 2.5 millones más la empresa BioBird.

“Para que el producto final llegue al mercado se requerirá de cuando menos tres o cuatro inversiones similares más”, adelantó y poco después recalcó que “por ahora el objetivo es elaborar un prototipo validado por las universidades y centro de investigaciones”.

Silvia Tenorio Salgado, asesora científica de BioBird, indicó que además de este proyecto anunciado en la UADY la empresa trabaja otro con la UNAM, Unidad Sisal, dependiente de la Facultad de Ciencias. 
Explicó que BioBird, acrónimo de “Biology & Bioinformatic to Research and Development”, es un concepto metodológico nuevo e innovador para analizar la información existente en las bases de datos genómicos utilizando herramientas computacionales de punta y bioinformática con el objetivo de generar conocimiento nuevo. “Nuestro logotipo corporativo representa la integración de las diferentes disciplinas de la ciencias en un solo método que sirva de base para analizar datos y generar conocimiento”.

“Somos una empresa que proporciona servicios de análisis bioinformático para generar conocimiento de los procesos biológicos para apoyar a los sectores público, académico e industrial en la toma decisiones”, agregó la representa quien coincidió en la importancia de la vinculación entre el gobierno, instituciones educativas, centros de investigación e iniciativa privada para el abordaje y solución de problemas que afectan a la sociedad, especialmente en materia de salud como infecciosas, bacterianas y crónico degenerativas.

René Humberto Moreno Acevedo, secretario de vinculación empresarial de la Universidad Latino, enfatizó el compromiso de esta institución privada respecto a los temas de innovación y desarrollo de tecnologías. “Llevamos más de tres años participando en los programas de CONACYT esperando aportar nuestro granito de arena para lograr los objetivos y el proyecto anunciado hoy es muy importante para la región y el país”.

También te podría gustar...

Comentários no Facebook