México minimiza problema de la tortura: ONU

onu-juan
Ciudad de México, 4 de Abril 2015.-
Juan Méndez, relator de la ONU, acusó al gobierno mexicano de minimizar el problema de la tortura, así como no enfrentarlo como se merece. Estas acusaciones se dan luego de que el organismo internacional concluyera que la tortura en México es generalizada y tachó a los policías de corruptos, así como a forenses, jueces y fiscales de ser cómplices de los mismos.

Ante esto, el canciller mexicano José Antonio Meade argumentó que a raíz de estas declaraciones, México ya no colaborará más con el relator; mientras que el subsecretario de Exteriores, Juan Manuel Gómez Robledo, indicó que el significado de tortura generalizada, en derecho internacional, se considera un crimen de lesa humanidad y requeriría de la intervención de la Corte Penal Internacional.

El argumento choca frontalmente con las conclusiones del enviado de la ONU. “Que yo califique la tortura como generalizada me parece que no es injusto ni arbitrario decirlo, y francamente no me han dado ninguna razón para cambiar de idea sobre eso”, declaró el relator al periódico Reforma. Méndez visitó México del 21 de abril al 2 de mayo de 2014 y publicó el informe casi un año después. El resultado es demoledor.

Durante la investigación del relator argentino, argumentó que la tortura principalmente se da durante la detención para obtener información relacionada con el crimen organizado, ya que asegura que todos los cuerpos de seguridad practican la actividad y frecuentemente las víctimas provienen de entornos marginales. Así como señalar que la tortura en el país puede llegar a la muerte y en el caso de las mujeres a la violación.

Los captores, encapuchados, suelen estar vestidos de civil y no informan a los detenidos de sus derechos: “golpean con puños, pies y palos; toques con dispositivos eléctricos (chicharra), generalmente en los genitales; asfixia con bolsa de plástico; introducción de agua con un trapo en la boca, desnudez forzada, suspensión, amenazas, insultos”.

El Gobierno mexicano considera que el concepto tortura generalizada es un exceso y equipara, injustamente, su proceder en el ámbito de la justicia con el de otros regímenes oscuros en los que hubo una intención premeditada de esquilmar a la población. Además, critica al relator por su metodología, ya que el informe se basa solo en 14 casos.

Sin embargo Méndez afirma no tener elementos para sostener que se trate de un crimen de lesa humanidad, aunque sí de una práctica extendida por todo el territorio y las corporaciones militares y policiales. Por tanto, generalizada. La Corte Internacional será la que deba valorar si procede alguna intervención de su parte, según el relator. Su posición en cuanto a la calificación, de todos modos, no es inamovible: “Si me dan elementos de juicio para cambiar mi apreciación, la cambiaré. Nunca me han demostrado nada”.

También te podría gustar...

Comentários no Facebook