CIUDAD DE MÉXICO, 26 de febrero.- Alzar las manos en señal de triunfo en el estadio Independencia de Brasil, durante una Copa Libertadores, era un acto que sólo lo había disfrutado un histórico como el Boca Juniors en la lejana edición de 1978.

El Atlas, que tiene más de 50 años sin ganar un título de liga, se atrevió a arrebatarle el invicto de 20 partidos que tenía el Atlético Mineiro en casa y venció al llamado Galo 1-0.

El criticado Christian Suárez, en el minuto 86, consiguió el gol de la victoria. La anotación que da pie a la primera celebración de los rojinegros en la Copa Libertadores 2015, los coloca como uno de los seis equipos mexicanos en 33 partidos que han triunfado en territorio brasileño.

El Galo fue el conjunto que más coqueteó con algún tanto, dominó en la mayoría del encuentro, pero en los últimos minutos trastabilló, dejó que el Atlas ganara confianza y les quitara el orgullo de tener más de 37 años sin perder en casa.

IGUAL QUE EL BOCA. En la semifinal de 1978, el Boca Juniors de Argentina ganó 2-1 en la casa del  Atlético Mineiro. Esa era la ún ica derrota como local en la Libertadores de los brasileños. El Atlas repitió la hazaña en la actual edición.

El Mineiro estuvo a las puertas de la victoria en más de una ocasión. Luan y André Felipe siempre atendieron a los pases del argentino Jesús Dátolo. El error de los locales fue querer hacer una jugada de fantasía en el último instante, en lugar de apostar por un disparo a la portería.

Esa necesidad de los brasileños de siempre recurrir al recorte o al pase extra, facilitó las labores defensivas de los rojinegros. Luis Venegas y el argentino Kanemann estuvieron atentos para destruir los ataques brasileños. Además, Vilar contó con la fortuna que el balón una vez pegó en el poste, tras un disparo de Luan, y luego se marchó.

El Atlas se pronunció a la ofensiva hasta el 69’. El Negro Medina bajó el esférico con el pecho y le pegó antes de que tocara el suelo, el esfuerzo superó al portero Víctor y se estrelló en el travesaño. En la siguiente jugada, desde el tiro de esquina, Venegas recibió y disparó en el área chica, pero la pelota se encontró con la cara del portero brasileño.

Fue en la tercera oportunidad, dentro del área, que el ecuatoriano Christian Suárez venció en el mano a mano a Víctor y corrió a celebrar la hazaña del
Atlas, que como el Boca Juniors en 1978, triunfó en casa del Atlético Mineiro.