8 años de Transformación Institucional

1612vg95

• Un balance de la Gestión 2007-2014

Mérida, Yucatán, 16 de diciembre de 2014.- A continuación el texto íntegro del Informe de la Gestión 2007-2014 del Rector de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), Alfredo Dájer Abimerhi presentado hoy en el edificio central de la Casa de Estudios con la asistencia de estudiantes, profesores, integrantes del XV Consejo Universitario y los representantes de los tres Poderes del Estado y el Ayuntamiento de Mérida.

Éste es el informe de la gestión 2007-2014, en voz del rector Alfredo Dájer Abimerhi:
https://soundcloud.com/prensa-uady/transformacion-institucional

UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE YUCATANINFORME DE LA GESTION 2007-2014
MVZ MPhil ALFREDO F.J. DAJER ABIMERHI

8 años de TRANSFORMACIÓN INSTITUCIONAL

Señor Gobernador del estado Lic. Rolando Rodrigo Zapata Bello, agradecemos en todo lo que vale su presencia el día de hoy para atestiguar este acto de rendición de cuentas que presento ante la comunidad universitaria y la sociedad en general.

Agradezco también el interés, el apoyo y el respeto que siempre ha demostrado por los temas y asuntos de nuestra Universidad, así como por su desarrollo, pero sobre todo agradecemos y reconocemos su esencia universitaria.

Señores integrantes del Decimoquinto Consejo Universitario, muchas gracias por su presencia, por su acompañamiento durante estos últimos años, por sus aportes a nuestro proyecto de desarrollo, por sus decisiones razonadas, responsables y trascendentes que han marcado el rumbo de nuestra institución, pero también por encima de esto un servidor les agradece en todo lo que vale su apoyo y su confianza como parte de un gran equipo de trabajo.

A los universitarios, a quienes confiaron en un servidor para dirigir a nuestra Alma Mater en estos últimos ocho años. A ustedes les expreso mi más amplio reconocimiento por que gracias a su labor académica, profesional y humana hemos podido construir la Universidad que hoy disfrutamos y de la cual estamos todos muy orgullosos.

A los funcionarios de Gobierno, representantes de Cámaras, Organizaciones de la Sociedad Civil, Asociaciones Sindicales, representantes de la Fundación de la UADY, Federaciones estudiantiles, Miembros de nuestro Consejo de Participación Social, Señores ex Rectores, Rectores y Rectoras y Directivos de Instituciones hermanas, distinguidos invitados que nos honran con su presencia, a la sociedad en general.

Compartimos con ustedes una institución pública que se debe a la sociedad y que ha trabajado incansablemente, y en lo que a mí concierne en estos últimos ocho años, haciendo honor a su misión social, construyendo una universidad cada vez mejor, patrimonio de todos los yucatecos, la cual queremos que sea apreciada como tal por todos y compartan nuestro orgullo.

Sean todos muy bienvenidos a uno de los mejores y más hermosos lugares que hay sobre la tierra, sean bienvenidos a la Universidad. En ella se disfruta de libertad de pensamiento, de la libre discusión de las ideas, del ejercicio del intelecto, de la búsqueda del conocimiento, de la formación profesional, ciudadana y humana que son la base fundamental para la construcción de una sociedad. Bienvenidos a una institución donde se practica la responsabilidad social, la equidad de género, la transparencia, el respeto y el cuidado por el medio ambiente, el voluntariado universitario para la atención de las comunidades vulnerables, la promoción de la cultura, de los valores y de los derechos humanos.

Bienvenidos a la Universidad Autónoma de Yucatán. Hoy en este recinto histórico en el que por sus pasillos y en este simbólico Patio Central caminaron Don Felipe Carrillo Puerto y Don Eduardo Urzaiz Rodríguez, junto con ilustres universitarios de entonces y después, en donde platicaron y tomaron decisiones que marcaron nuestro destino, le doy a conocer a la sociedad lo que la institución ha realizado en beneficio de nuestro estado.

Han pasado casi ocho años desde que, por decisión del H. Consejo Universitario, tomé posesión del cargo de Rector. En aquel entonces me comprometí a desplegar mi mayor esfuerzo en la tarea de impulsar la consolidación de una institución socialmente responsable, caracterizada por sus respuestas oportunas y con altos niveles de calidad, a las demandas de la formación profesional y ciudadana y del desarrollo social y económico sostenible de Yucatán y del país.

Nos comprometimos con la idea de que Los estudiantes son la razón de ser de la Universidad, y que los jóvenes yucatecos merecen estudiar en las mejores condiciones que podamos ofrecerles, con los mejores maestros, en un ambiente que ofrezca las máximas posibilidades de vida académica, rica en experiencias de aprendizaje, llena de interacciones con la comunidad.

Con esto esperábamos que nuestros estudiantes se formaran en un ambiente interdisciplinario, que les permitiera descubrir que los complejos problemas y necesidades de la sociedad no pueden ser resueltos desde la práctica de una sola profesión o desde una sola disciplina. Por el contrario, requieren de la colaboración de muchas visiones y ejercicios profesionales que se complementan y contribuyen con diferentes teorías y métodos, a la atención y solución de los problemas sociales, con un gran cúmulo de conocimientos, pero también con sensibilidad.

Con esto aspirábamos a dignificar la educación pública, y hacer de ella un orgullo y un valioso patrimonio de los yucatecos.

Para lograr lo anterior, contaba con un importante andamiaje construido con el trabajo comprometido de muchas personas a lo largo del tiempo y con un “Proyecto de Integración Universitaria 2007-2010, por una universidad con trascendencia social”, el cual puse a consideración de la comunidad universitaria durante el proceso de elección de Rector. En este proyecto se identificaban 10 retos que, a mi juicio, la Universidad tendría que atender en el corto y mediano plazos para cumplir con oportunidad y con los más altos estándares de calidad, con las responsabilidades que la sociedad yucateca le ha encomendado. Para atender estos retos, impulsé, en un principio, un conjunto de políticas y estrategias en cinco áreas clave consideradas en el proyecto de integración universitaria: I) Docencia orientada al aprendizaje; II) Investigación pertinente, priorizada y formativa; III) Extensión universitaria revalorada; IV) Equipo e infraestructura funcional, y V) Gestión eficiente, lo que nos permitió dar los primeros pasos en el objetivo del proyecto “Consolidar a la UADY como una institución educativa de calidad que contribuye al desarrollo humano a través de ciencia, la tecnología y la cultura”.

Al poco tiempo, sin embargo, fue necesario contar con un marco prospectivo de acción que estableciera de manera explícita el rumbo de la Universidad y que a través de un conjunto amplio de políticas y estrategias sirviera para la toma de decisiones y el desarrollo de las actividades de los universitarios en todos los ámbitos del quehacer institucional. Para ello impulsé, en 2009, un intenso proceso de planeación institucional en el que participaron académicos, estudiantes, personal administrativo y los funcionarios de la Universidad, lo cual dio como resultado el Plan de Desarrollo Institucional (PDI) 2010-2020, el cual fue aprobado por el H. Consejo Universitario en diciembre de 2009.

En el PDI se plasmaron las aspiraciones de la comunidad universitaria y los medios necesarios para hacer realidad la visión de nuestra Universidad y es que:

En el año 2020 la Universidad Autónoma de Yucatán es reconocida como la institución de Educación Superior en México con el más alto nivel de relevancia y trascendencia social.

La aplicación sistemática de este Plan nos ha permitido impulsar de manera articulada y coherente el proceso de transformación institucional en curso, y avanzar en el fortalecimiento de las capacidades académicas y de gestión de la Universidad, tal y como puede constatarse en los informes anuales de actividades que he presentado al H. Consejo Universitario y a la comunidad universitaria para dar cumplimiento con lo establecido en los Artículos 18 Fracción VII de la Ley Orgánica de la Universidad, y 28 fracción IV del Reglamento Interior del Consejo Universitario.

Es importante señalar que ante los importantes avances logrados en los últimos años en el proceso de transformación institucional y en la identificación de nuevas áreas de oportunidad para el logro de la Visión 2020, fue necesario, a principios de 2014, emprender el primer proceso de actualización del PDI, para lo cual convoqué nuevamente a la comunidad universitaria a participar aportando iniciativas que contribuyeran a enriquecerlo, manteniendo sus propósitos estratégicos y proyectándolo ahora al año 2022, que es el año en que nuestra Universidad cumplirá cien años.

Al estar cerca la culminación de mi periodo de gestión y en el marco de una gestión socialmente responsable, sustentada en principios de transparencia, eficiencia, eficacia y rendición oportuna de cuentas a la sociedad como la que he impulsado desde 2007, considero imprescindible presentar a la comunidad universitaria un balance de lo acontecido en estos últimos ocho años con el propósito de hacer una comparación entre lo programado y lo alcanzado e identificar aquellos aspectos que requerirán, en los próximos años, de una mayor concentración de esfuerzos y recursos para hacer realidad nuestro proyecto de Visión.

Por ello en este Balance de la Gestión presento información sobre el proceso de transformación institucional ocurrido en el periodo 2007-2014, considerando, entre otros aspectos, la evolución de los valores asociados a los más relevantes indicadores de desempeño institucional durante el periodo.

Como podrá constatarse de la información que se presenta en este Informe, en estos ocho años hemos dado pasos sólidos en el camino que nos propusimos recorrer para lograr que se ampliaran las oportunidades de acceso y permanencia en la Universidad, logrando que un mayor número de jóvenes yucatecos pudieran realizar sus estudios en la Universidad, para lograrlo:

-Se creó la Unidad Académica con Interacción Comunitaria de Bachillerato, nuestra “Prepa 3”, en una zona vulnerable de la ciudad, que le está dando oportunidad de estudiar el bachillerato a jóvenes de escasos recursos o con rezago académico que de otra manera no hubieran podido acceder a la educación media superior. Hoy un buen número de egresados de esta unidad académica están cursando estudios de licenciatura, lo que les ha cambiado la vida así como ha contribuido a cambiar el entorno de esta zona de la ciudad.

-Se estableció una plataforma y la infraestructura necesaria para la operación de programas de Educación en Línea.

-Se crearon cinco nuevos programas de licenciatura y doce de posgrado, contando actualmente con 45 y 59 respectivamente. Especial mención merece el hecho de haber abierto 6 Programas de Doctorado, lo que contribuye al crecimiento de las capacidades científicas de los profesionales y a generar conocimiento adecuado a la atención de los temas estratégicos de nuestro estado.

-Incrementamos el número de becas, para jóvenes de escasos recursos, de 1,891 a 4,873 (158%).

-Se incrementó la matrícula total de la Universidad en 5,927 estudiantes pasando de 17,798 a 23,725 lo que representa un incremento del 33%.

Se renovó la práctica educativa de la Universidad, con la implementación del Modelo Educativo para la Formación Integral, dándole a nuestra institución una nueva forma de vida académica.

Hoy contamos con el 74% de la planta académica habilitada pedagógicamente para la Implementación y operación de 22 programas de licenciatura y 13 de posgrado que se imparten alineados a nuestro modelo en 13 facultades. Con la intención de contribuir a la implementación y operación del Modelo Educativo para la Formación Integral (MEFI) y a la retención y egreso oportuno se creó el Sistema de Atención Integral al Estudiante que ofrece en ocho Centros de Atención (CAE) los siguientes servicios:

-Becas
-Tutorías
-Servicio social
-Movilidad estudiantil nacional e internacional
-Promoción de la salud
-Servicios para extranjeros
-Voluntariado universitario
-Programa institucional de inglés
-Impulso y orientación a la investigación mediante los programas de:
Verano de la investigación científica y Beca tesis.

Adicionalmente se han implementado programas deportivos y culturales.

En el rubro de fortalecimiento de la planta académica:

Se incrementó el número de profesores con doctorado de 198 a 326 lo que representa un 65 % de aumento, y el número de profesores con el reconocimiento de perfil adecuado por parte de la Secretaría de Educación Pública pasó de 217 a 489 lo que representa un 125% adicional.

El número de profesores investigadores de la Universidad reconocidos en el Sistema Nacional de Investigadores se incrementó en un 85% pasando de 116 a 215.

Es indudable el beneficio que se obtiene en una institución académica a través del trabajo colegiado, en nuestra institución en este indicador el número de Cuerpos Académicos En proceso de Consolidación y Consolidados pasó de 28 a 54 esto es un incremento de 93%.

Respecto al reconocimiento a la calidad de los programas educativos que imparte nuestra Universidad podemos mencionar que el 97% de nuestros estudiantes de licenciatura son atendidos en programas reconocidos por su calidad por los organismos acreditadores nacionales.

Una de las debilidades detectadas al inicio de esta gestión fue el bajo número de programas de Posgrado adscritos al Programa Nacional de Posgrados de Calidad (PNPC) del CONACYT. A partir de ese diagnóstico se implementaron varias estrategias para mejorar este indicador siendo la principal la creación del Sistema Institucional de Posgrado e Investigación (SIPI); pasando de 10 programas registrados en el PNPC a 27 lo que representa contar con el 46% de los programas de posgrado registrados.

Debemos reconocer que a pesar de los esfuerzos realizados nos falta mucho por hacer para colocar a los programas educativos de posgrado al nivel de calidad que los posicione como las mejores opciones educativas en este nivel, tanto regional, nacional e internacional. Los resultados educativos a través de evaluaciones nacionales estandarizadas nos indican que:

-Más del 85% de nuestros estudiantes de bachillerato obtuvieron resultados bueno y excelente en la Prueba Enlace de la SEP.

-Con base al resultado que demostraron nuestros estudiantes en el Examen General de Egreso de la Licenciatura, en los últimos años nuestra Universidad se ha ubicado entre las cinco mejores a nivel nacional, ocupando en 2014 el segundo lugar.

En el rubro de producción científica, medido por las publicaciones de nuestros investigadores en revistas arbitradas, indizadas y reconocidas a nivel mundial, nuestra Universidad ha mejorado su posicionamiento a nivel nacional pasando del lugar 30 al lugar 9; a nivel de América Latina pasamos del lugar 131 al lugar 48 y a nivel mundial del lugar 2,158 al lugar 1,067.

La casa editorial de nuestra Universidad generó durante esta gestión, 350 libros y cerró su producción con la magna obra denominada Historia General de Yucatán. Esta obra presenta los grandes procesos políticos, culturales económicos, sociales y religiosos que definen nuestra memoria histórica y han construido nuestra identidad como yucatecos y como mexicanos. Constituye un legado para las generaciones presentes y futuras porque provoca el pensamiento crítico de los fenómenos y los prepara para enfrentar el futuro.

Respecto a la infraestructura física de nuestra institución, hoy la UADY presenta un rostro moderno, de vanguardia y con instalaciones que favorecen el proceso de Enseñanza-Aprendizaje y la interacción académica horizontal. Hoy vemos el resultado sólido, de este trabajo. Una universidad que organiza la Educación Superior en 5 campus que se han establecido en diferentes puntos de la ciudad, buscando sitios que por su naturaleza incorporen ambientes reales de aprendizaje.

Para lograrlo se realizaron inversiones para dotar de instalaciones adecuadas y modernas al 90% de las dependencias de la Universidad, habiéndose construido o remodelado 104,782 metros cuadrados con un monto de 479 millones de pesos, todo ello producto de la gestión exitosa realizada principalmente ante las instancias federales y complementada con apoyos estatales y de recursos propios.

En coordinación con los Servicios de Salud de Yucatán, el Consejo Estatal de Prevención de las adicciones y el Ayuntamiento de Mérida logramos certificar el 100% de nuestros edificios como espacios libres de humo de tabaco. Esto proporciona a nuestra comunidad universitaria un ambiente más limpio y sano, y genera un movimiento hacia la reducción de la adicción al tabaco.

Se ampliaron y fortalecieron los programas de vinculación de la Universidad, revalorando el concepto de Extensión universitaria.

-Se instituyo la Feria Internacional de la Lectura Yucatán (FILEY), habiendo asistido en su edición 2014 más de 100,000 personas; colocándose en corto tiempo entre las cinco mejores del país.

-Compartimos con la sociedad cada año la Feria Universitaria de la Salud, habiendo asistido en 2014 cerca de 5,000 personas.

-Se incrementó el número de Proyectos Sociales en municipios de media, alta y muy alta marginación, trabajando 11 proyectos en 15 localidades con la participación de 225 estudiantes y 85 profesores.

-La UNESCO seleccionó a la UADY como sede nacional del Observatorio Mexicano de Responsabilidad Social bajo sus auspicios, cuya función está sustentada en la búsqueda de la promoción de la justicia, la solidaridad y la equidad social, mediante la construcción de respuestas exitosas para atender los retos que implica promover el desarrollo humano sustentable.

-Con el objetivo de fortalecer la comunicación entre la Universidad y la sociedad creamos el Consejo de Participación Social, órgano colegiado mediante el cual la sociedad coopera con nosotros en aspectos relacionados con pertinencia académica y responsabilidad social para contribuir al mejoramiento de la calidad de las actividades universitarias así como al impulso del progreso social, económico, productivo y cultural del estado y al mismo tiempo coadyuvar con la transparencia y rendición de cuentas a la sociedad. En él están representados actores de los distintos sectores del estado y académicos de reconocido prestigio a nivel nacional, a todos ellos nuestro sincero agradecimiento por sus consejos, críticas y aporte de ideas.

Si bien, tuvimos un avance en la vinculación con el sector público y social, sentimos que falta mucho por hacer para tener una mejor vinculación con los sectores productivos. Con humildad reconocemos que para que nuestros estudiantes complementen su formación profesional y ciudadana se hace necesario fortalecer la vinculación con los diferentes sectores de la sociedad, lo cual les permitirá desarrollar mejores competencias para desenvolverse en el mundo laboral y en la sociedad.

Para fortalecer la Gestión de Calidad, en este periodo se comenzaron las acciones para Certificar nuestros procesos administrativos de soporte a la Academia. Lo que nos permitió fortalecerlos, sistematizarlos y tener claro el enfoque sistémico de los mismos, teniendo a la vista las interrelaciones y dependencia de unos con otros, comenzando a vernos como un solo sistema, una sola institución.

Se certificaron ocho procesos institucionales transversales de la Universidad y 60 áreas principales de la gestión en las Escuelas y Facultades que incluyen laboratorios, talleres y servicios a la comunidad, con la que aseguramos la satisfacción de los usuarios y la mejor calidad y eficiencia en los servicios y procesos universitarios.

Hemos fortalecido los esquemas para la transparencia y rendición de cuentas, tal como lo indican los resultados de las auditorías practicadas a la cuenta pública anual de la Universidad por el área de Auditoría Interna, el auditor externo certificado, la Auditoría Superior del Estado y la Auditoría Superior de la Federación, quien reconoció a la UADY como una universidad con transparencia y buena gestión financiera, tal y como consta en el resultado emitido por la misma de: “Auditoría con dictamen : Limpio, y considerando que la Universidad Autónoma de Yucatán cumplió con las disposiciones normativas aplicables.”

Nadie podría dudar que hoy la UADY cuenta con mayores capacidades para el cumplimiento de las funciones que la sociedad yucateca le ha encomendado y para sustentar su operación en el marco de los principios de una universidad socialmente responsable, que contribuye a mejorar permanentemente el nivel de desarrollo humano de la sociedad y que está acorde con las tendencias y demandas nacionales e internacionales de la educación media superior y superior.

Hoy la calidad de la Universidad Autónoma de Yucatán no es cuestión de opinión, está evaluada, documentada, acreditada y certificada, así lo muestran los indicadores de desempeño institucional a través de las evaluaciones practicadas anualmente por los organismos correspondientes, sin embargo la calidad es un concepto que queda en lo abstracto cuando no se asocian los procesos con los actores; la calidad en una institución como la nuestra está cimentada en la calidad de sus académicos, en la calidad de sus estudiantes, en la calidad de sus directivos y de sus trabajadores administrativos y manuales.

A lo largo de los años he aprendido que lo más importante son las personas, a partir de ellas se establecen las estructuras, se realizan los procesos y se obtienen los resultados, y es a través de las personas en donde se fundamenta el concepto de Universidad.

Lo logrado hasta ahora debe ser motivo de orgullo y satisfacción de los universitarios, así como de la sociedad yucateca y de todos aquellos que apoyan a la Universidad desde diferentes ámbitos de actividad.

Cabe señalar, sin embargo, que los importantes avances en el proceso de transformación institucional no deben llevarnos a asumir una actitud de triunfalismo o de conformismo. La tarea para hacer realidad la Visión UADY, en la cual han quedado plasmadas las aspiraciones institucionales, continúa y el camino por recorrer aún es largo y complejo, en particular ante un entorno adverso para el desarrollo institucional. Por eso en los próximos años habrá que continuar desplegando el mayor esfuerzo para lograr las metas compartidas que nos hemos propuesto en nuestro Plan de Desarrollo Institucional.

A nuestras asociaciones sindicales nuestro profundo reconocimiento a su labor, a su preocupación por la mejora continua en las prestaciones de sus representados; pero sobre todo, por la comprensión de los limites institucionales, y en esta delgada línea hemos buscado siempre un sano equilibrio entre el bienestar de nuestros trabajadores y la viabilidad que nos permita tener una universidad para los jóvenes del estado por muchos años más.

Con la experiencia vivida en estos ocho años, estoy muy consciente de la complejidad del reto y del gran esfuerzo institucional que habrá que desplegarse en él futuro para hacer realidad nuestra Visión. Estoy seguro, sin embargo, que con el compromiso, responsabilidad, trabajo y creatividad que siempre ha caracterizado a la comunidad universitaria, el proceso de transformación en curso seguirá su cauce y se alcanzarán los objetivos establecidos. Hoy más que nunca debemos recapacitar en aquellos aspectos que comprometen la viabilidad institucional en el largo plazo. Hoy más que nunca debemos ceder en lo individual, para ganar en lo colectivo.

La comunidad universitaria a través de su representatividad en el Consejo Universitario ha depositado su confianza en el Dr. José de Jesús Williams para sacar adelante el Plan de Desarrollo Institucional en los próximos años. Estoy cierto de que él tiene la capacidad, la visión, el compromiso y la energía para llevar a nuestra institución a sus siguientes estadios de desarrollo. Sin embargo nadie puede solo, se requerirá de la suma de voluntades de toda la comunidad universitaria para el logro de la visión, los objetivos planteados y los que se plantearán, así como los retos que se presentarán en el futuro. Continuemos trabajando en equipo para hacer realidad la propuesta presentada por él: “Unidos por una Universidad mejor”.

Dr. José de Jesús Williams en sus manos, en sus decisiones, en su visión y en su profunda esencia universitaria quedará nuestra Universidad Autónoma de Yucatán en los próximos cuatro años.

Al equipo de trabajo que me ha acompañado, aconsejado, enseñado, reconfortado y animado durante esta gestión, ustedes sin duda alguna están reflejados en este informe, mi reconocimiento a su labor, mi profundo agradecimiento, y la seguridad de que hemos caminado y caminaremos como hermanos en la vida. Sin ustedes hubiera sido imposible.

A las Directoras y Directores de la Escuelas y Facultades, me llevo su profundo compromiso con nuestro proyecto. Con ustedes tuve una Rectoría y un liderazgo compartido. Su entereza, que sin duda me contagiaba en los momentos difíciles, ha sido parte importante de un equipo de trabajo al que le aportaron la riqueza de la diversidad de nuestra Universidad, gracias por todos los momentos compartidos, pero sobre todo gracias por su amistad y cariño.

Los estudiantes de nuestra universidad, han sido la motivación más grande y el motor de mi trabajo diario. Ellos con su tenacidad y energía inspiraron las ideas que conformaron el proyecto universitario que desarrollamos en esta gestión. El tiempo que pasamos platicando sus aspiraciones y preocupaciones siempre fue el tiempo mejor invertido. Reconozco en todos ustedes, la gran responsabilidad en la formación de sus proyectos de vida y la solidaridad con el de sus compañeros. Estos 8 años fueron enriquecidos con su compañía, su aprecio y su cariño.

Señores ex rectores, he hecho mi mejor esfuerzo para continuar la labor que ustedes realizaron y contribuir a que nuestra universidad sea cada día mejor, más grande, reconocida y apreciada. Muy pronto estaré con ustedes vigilante, pendiente, preocupado y contribuyendo en todo aquello que nos sea requerido en los asuntos de nuestra Alma Mater.

A toda la comunidad universitaria le digo he estado y seguiré estando con ustedes, como uno de ustedes, rindiendo cuentas de la confianza que depositaron en mi hace ocho años, con el mismo gusto, sensibilidad, voluntad y compromiso, compartiendo un proyecto de desarrollo universitario para que conjuntamente sigamos construyendo nuestra institución y logremos consolidarla hasta lograr su Trascendencia Social.

Para mí ha sido un privilegio y un verdadero honor dirigir durante ocho años los destinos de la Universidad Autónoma de Yucatán, uno de los patrimonios más valiosos que tenemos los yucatecos.

Espero haber estado a la altura de las circunstancias.

Muchas gracias a todos por permitirme colaborar con ustedes para lograr la universidad que hoy tenemos.

 

También te podría gustar...

Comentários no Facebook