Serán prioridad los derechos de 40 millones de niñas, niños y adolescentes mexicanos

México 30/Sep/2014/.-  La nueva Ley General de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes proveerá de un mejor futuro a los menores mexicanos, estarán más y mejor protegidos, dijo la senadora Angélica del Rosario Araujo Lara, durante la discusión del dictamen sobre la citada norma.

En la sesión de este día, la legisladora por Yucatán recordó que el Estado mexicano ha dado pasos sólidos y conscientes en la legislación efectiva referente a los derechos humanos, ajustando la normatividad interna en consonancia con los diversos tratados internacionales en la materia y que han sido ratificados por nuestro país.

En este sentido, apuntó que el artículo 4 Constitucional fue recientemente reformado, a fin de armonizarlo con la Convención sobre los Derechos del Niño. A partir de esa iniciativa, añadió, se reconoce la dignidad humana de la infancia, se reconoce a las niñas y los niños  como sujetos de derechos y se señala que el Estado proveerá lo necesario para garantizar el total cumplimiento de estos preceptos.

Al respecto, resaltó la iniciativa preferente que envió el Presidente Enrique Peña Nieto, a fin de dotar de plenos derechos a la niñez mexicana y que se construyó considerando las recomendaciones que realizó el Comité sobre los Derechos del Niño, así como las experiencias de otros países y más de 50 iniciativas presentadas por diferentes legisladores.

La senadora Araujo Lara resaltó el hecho de que México haya ratificado la Convención sobre los Derechos del Niño y que gradualmente se han dado pasos para dotar a los menores del país el pleno uso de sus derechos.

La Convención de los Derechos del Niño, informó, constituye la norma filosófica, jurídica y política universal más trascendental e innovadora para el reconocimiento y el ejercicio de los derechos de las niñas, niños y adolescentes, marco que sirvió para fortalecer el dictamen de referencia.

Por último reconoció la discusión abierta y plural en el interior de las comisiones dictaminadoras, y en donde participaron también organismos internacionales, académicos, especialistas, lo que dio como resultado un proyecto más sólido y que responde a las necesidades de los menores y a las exigencias internacionales, mencionó la senadora Angélica Araujo.

Gracias, presidente; Compañeras y compañeros senadores:

Es importante resaltar que nos encontramos discutiendo un proyecto de ley que busca consolidar nuestro marco normativo respecto a los derechos de niñas, niños y adolescentes y es por ello que considero que volvamos a resaltar lo importante de que nuestro país ratificó la Convención sobre los Derechos del Niño desde 1990.

Hoy, 24 años después, buscamos concretar un cambio definitivo, producto de avances graduales en nuestro marco normativo a lo largo de los años.

Esta convención aprobada por supuesto también por las Naciones Unidas, fue resultado de muchos documentos internacionales que sentaron las bases para los derechos de los niños, como son la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la Declaración de los Derechos del Niño, y la Convención Americana sobre Derechos Humanos, sólo por mencionar las más relevantes.

Debo reconocer, junto con los integrantes de las comisiones dictaminadoras, que la Convención de los Derechos del Niño, constituye la norma filosófica, jurídica y política universal más trascendental e innovadora para el reconocimiento y el ejercicio pleno de los derechos de niñas, niños y adolescentes.

Resulta ser un tratado que obtuvo como hoy en este Senado el mayor consenso en el mundo, y el instrumento vinculante a nivel internacional que reconoce a las niñas, niños y adolescentes como sujetos de derechos y al mismo tiempo  representa el consenso de la comunidad internacional en torno a los derechos y deberes de los padres, del Estado y de la sociedad frente al desarrollo y el ejercicio de los derechos de la niñez y de la adolescencia.

Es por eso que esa Convención y los protocolos, ha sido incorporada como eje fundamental del proyecto que hoy estamos discutiendo.

El Estado mexicano ha dado pasos sólidos y conscientes en la legislación efectiva referente a los derechos humanos en los últimos años, ajustando la normatividad interna en consonancia con los diversos tratados internacionales en la materia y que han sido ratificados por nuestro país.

Hoy debemos recordar particularmente los avances relativos a los derechos de niñas, niños y adolescentes.

Hay que recordar que ya reformamos la Constitución Política de nuestros Estados Unidos Mexicanos, en el artículo cuarto para lograr su armonización con la Convención sobre los Derechos del Niño, a partir de dicha reforma se reconoce la dignidad humana de la infancia, se reconoce a las niñas y los niños  como sujetos de derechos y se señala que el Estado proveerá lo necesario para garantizar el total cumplimiento de estos preceptos.

De igual manera, hemos hecho otro tipo de reformas, reformas al artículo 18 de la Constitución, también reformamos el cuarto constitucional, determinando que todas las decisiones y actuaciones del Estado se velarán y cumplirán con el principio del interés superior de la niñez, garantizando de manera plena sus derechos.

La incorporación a la Constitución de uno de los principios rectores más importantes a favor de los derechos niñas, niños y adolescentes, resultó trascendental

Por eso, esta iniciativa que el Presidente, licenciado Enrique Peña Nieto, impulsó con carácter de preferente, se ha construido teniendo en cuenta las recomendaciones que el Comité sobre los Derechos del Niño realizara a nuestro país.

También, tomando en cuenta la legislación de diferentes países y el trabajo de los legisladores, ya que hay que resaltar que a lo largo de todos estos años, hoy en este dictamen, se ven reflejadas más de 50 iniciativas que han sido contempladas en la redacción de esta ley.

Finalmente, este Senado ha promovido una discusión abierta y plural de la que han participado, hay que resaltarlo, organismos internacionales de la sociedad civil, académicos, especialistas, lo que sumado al trabajo de todos ustedes, compañeras y compañeros senadores, tanto en Comisiones Unidas, como en este Pleno, ha dado como resultado un proyecto mucho más sólido, enriquecido, que responde a las más altas exigencias internacionales.

De ahí que yo lo reitero, compañeras y compañeros senadores, así como en su momento la Convención sobre los Derechos del Niño se consideró un parteaguas en el mundo de la niñez a nivel internacional, hoy con esta ley, esperamos también convertirla en un parteaguas para millones de niñas, niños y adolescentes de nuestro país.

Hay que resaltarlo, este proyecto contempla derecho a la vida, a la prioridad, a la identidad, el derecho a vivir en familia, el derecho a la no discriminación, el derecho a vivir en condiciones de bienestar y a un sano desarrollo integral.

El derecho a la protección contra todas formas de venta, trata de personas, explotación, abuso, abandono o crueldad; el derecho a la salud, a la seguridad social, a la inclusión, a las niñas y a los niños con discapacidad; un derecho a la educación, al descanso, al esparcimiento.

El derecho a la libertad de pensamiento, conciencia, religión y cultura, a la libertad de expresión y de acceso a la información; el derecho de asociación y reunión, la seguridad jurídica y el debido proceso, y muy importante, los derechos de niños, niñas y adolescentes migrantes no acompañados.

De aquí, para concluir, quiero resaltar, es momento de que nuestro país incorpore definitivamente a su marco normativo, una ley como la que hoy discutimos, que implique un cambio de paradigma para asegurar a las niñas, niños y adolescentes, que sus derechos serán respetados y que serán escuchados en las discusiones respecto a temas de su interés.

Este es el momento en el que debemos decidir una vez más, por un futuro mucho mejor para nuestro país, para nuestras niñas, para nuestros niños y adolescentes.

Debemos hacerlo, debemos continuar en este trabajo y estoy segura que así, todos unidos, como resaltaban hace un momento los senadores, en consenso, todos en unidad, hacia esta ley, para votar a favor de la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes.

Es cuanto, presidente. Muchas gracias por su atención.

También te podría gustar...

Comentários no Facebook