Policía de Hong Kong reprime protestas prodemocracia

 

  • Los agentes lanzan gases lacrimógenos contra miles de manifestantes, quienes exigen mayores libertades políticas a China y advirtieron que seguirán en pie de lucha

HONG KONG, 28 de septiembre.- La policía de Hong Kong lanzó este domingo gases lacrimógenos contra decenas de miles de manifestantes prodemocracia que bloquearon importantes zonas de la ciudad, como parte de una campaña de desobediencia civil cada vez más intensa en pos de mayores libertades políticas.

La multitud obstaculizaba una carretera clave en el distrito donde se ubican las oficinas de Gobierno, mientras la policía advirtió que no tolerará las ocupaciones ilegales.

El distrito Admiralty estaba sumido en el caos en medio de la presión de los manifestantes para que Pekín garantice una democracia total en Hong Kong.

La policía lanzó ataques con gas pimienta y lacrimógeno, provocando que la multitud se dispersara mientras desplegaba sus paraguas y llamaba «cobardes» a las fuerzas del orden.

Sin embargo, los manifestantes regresaron al lugar y a primera hora de la tarde decenas de miles de ciudadanos se agolpaban en las calles y en los exteriores del importante centro comercial Pacific Place.

La policía no había usado gas lacrimógeno desde unas protestas contra la Organización Mundial de Comercio en 2005.

El gas lacrimógeno también alcanzó a la policía, aunque no estaba claro cuántas personas de cada bando necesitaron tratamiento.

Lucharemos hasta el fin (…) nunca nos rendiremos», dijo Peter Poon, un manifestante veinteañero que agregó que podrían retirarse temporalmente cuando anochezca.

Autoridades insinúan más represión

El líder de Hong Kong, Leung Chun-ying, prometió una acción «resuelta» contra el movimiento de protesta, conocido como Occupy Central.

La policía está determinada a manejar la situación apropiadamente de acuerdo con la ley», dijo Leung pocas horas antes de que las fuerzas del orden comenzaran a actuar.

Un portavoz de la oficina china para Asuntos de Hong Kong y Macau agregó que Pekín apoya plenamente la gestión de la situación por parte de Hong Kong.

Hong Kong volvió a estar bajo mandato chino en 1997 bajo una fórmula conocida como ‘un país, dos sistemas’, la cual garantizaba un alto grado de autonomía y libertad del que no se disfrutaba en China. El sufragio universal se estableció como un objetivo probable.

Sin embargo, Pekín rechazó el mes pasado las demandas para que la gente elija libremente al próximo líder de la ciudad, lo que provocó amenazas de los activistas para cerrar el distrito financiero. China quiere limitar las elecciones a un puñado de candidatos leales a Pekín.

Los organizadores dijeron que unas 80 mil personas se congregaron en las calles en Admiralty, alentados por los arrestos de estudiantes el viernes. No había cifras independientes de la asistencia, pero la iniciativa es vista como la mayor acción de desobediencia civil desde 1997.

‘Occupy Central’, factor clave

El calibre de la movilización de este domingo se debe en buena medida a la decisión de ‘Occupy Central’, la organización más visible del movimiento prodemocracia, de adelantar una operación de protesta prevista en principio a partir del 1 de octubre.

La principal demanda de estos activistas es que los hongkoneses puedan elegir por sufragio universal al jefe del gobierno local, no necesariamente sometido a las órdenes de Pekín.

El gobierno central anunció en agosto que la próxima elección del líder hongkonés, en 2017, tendrá lugar por sufragio universal, pero que sólo podrán presentarse dos o tres candidatos aprobados por un comité leal a Pekín.

Occupy Central reclama «la retirada» de esta decisión y «una reactivación del proceso de reformas políticas».

Exigimos que el gobierno (local) de Leung Chun-ying presente al gobierno central un nuevo informe sobre reformas políticas, que refleje plenamente las aspiraciones a la democracia del pueblo de Hong Kong», dijo Occupy.

Nuestro objetivo es poner de rodillas al gobierno», afirmó uno de los líderes estudiantiles, Wong Hon-leung.

Esta organización, dirigida por dos profesores de universidad y un sacerdote, amenazaba con paralizar a partir del 1 de octubre el barrio de negocios Central, emblema del poderío de esta importante plaza financiera.

Pero ante la movilización estudiantil ha decidido mover fichas antes y ha pedido a sus militantes que se unan a la manifestación.

La diputada prodemocracia Claudia Mo declaró que cinco personas fueron detenidas, entre ellas tres de sus colegas del consejo legislativo, por haber intentado llevar altavoces a la manifestación celebrada el sábado frente a éste.

Previamente, la policía dijo que detuvo a 74 personas.

Los manifestantes que protestan frente al edificio del gobierno y el poder legislativo parecen estar preparándose para una protesta larga.

De momento han instalado puestos de primeros auxilios y bidones para la basura reciclable, y estaban distribuyendo gratuitamente ropa de protección, agua y bocadillos.

También te podría gustar...

Comentários no Facebook