La educación de calidad: bien público y derecho humano

 


• Inician las Terceras Jornadas Internacionales para la Gestión de la Calidad Educativa
• Fortalecer la cultura de la mejora continua, su objetivo central

Mérida, Yucatán, 24 de septiembre de 2014.- “Con las Terceras Jornadas Internacionales para la Gestión de la Calidad Educativa, la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), apoyada por la SEP, contribuye a la generación de un sistema educativo de calidad y accesible a todos los ciudadanos”, afirmó Alfredo Dájer Abimerhi, rector de la UADY en la inauguración del evento que reúne a más de 500 asistentes y la participación de expertos nacionales y extranjeros.

  “Los sistemas educativos están en la mira de las transformaciones globales y el avance de las economías mundiales y esto es debido al valor de la tecnología, la ciencia y el conocimiento en el desarrollo de las naciones”, subrayó el Rector de la UADY en la apertura del evento y aseveró que “en los sistemas educativos recae la responsabilidad de generar y difundir el conocimiento en la sociedad por lo que requiere una garantía de calidad”.

“La educación de calidad es un bien público y un derecho humano fundamental porque gracias a ella nos desarrollamos como personas y contribuimos al desarrollo de la sociedad”, indico Dájer Abimerhi en el primero de los tres días de las Jornadas y aseveró que “la educación de calidad tiene un valor en sí misma y que no es únicamente una herramienta para el crecimiento económico o social; permite a las personas ejercer todos los otros derechos humanos”.

Ante representantes de las secretarías de educación federal y estatal así como de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES) y del Observatorio de Responsabilidad Social de América Latina y el Caribe, el Rector de la UADY enfatizó que “la educación de calidad es la base de las transformaciones sociales del desarrollo personal y la libertad; para alcanzar este fin debe cumplir con la cualidad fundamental e imprescindible de la pertinencia, esto es, tendrá que estar acorde con una serie de factores de gran importancia para la sociedad, su momento y su contexto”.

En su intervención se refirió también al tema de la cobertura que “reviste una importancia fundamental en nuestro país ya que la mayoría de los mexicanos, el 64%, han alcanzado la educación secundaria como nivel máximo de estudios y el porcentaje de adultos que ha logrado al menos la educación media superior (36%) es uno de los más bajos entre los países de la OCDE, sólo ligeramente superior a Portugal (35%) y Turquía (32%) y considerablemente inferior a la media de la OCDE de 75%”.

Asimismo, Dájer Abimerhi recalcó que el país tiene las tasas de matrícula más bajas entre los jóvenes de 15 a 19 años de edad (56%) entre los países de la OCDE.“Pero además, tiene la mayor población de este grupo de edad en la historia, por esta razón se ha modificado la política de la educación obligatoria para aumentar su alcance mediante la inclusión de la educación media superior, con la intención de conseguir una cobertura universal en este nivel para 2022”.

Recordó que hace dos años, en las primeras jornadas, se reunieron 350 participantes de 67 instituciones educativas nacionales y extranjeras mientras que en la segunda edición del evento, la cifra de participantes se incrementó a 50 provenientes de 139 instituciones. “Con todos ellos avanzamos en la construcción de indicadores de Responsabilidad Social, discutimos las condiciones generales que tienen que garantizar la calidad de la educación y recordamos que aún con el mejor equipo de futbol si el campo está en una pendiente y con un árbol frente a la portería no podremos tener un buen juego”.

  “Este año, además de la amplia temática, hay énfasis particular en la educación media superior, su nuevo carácter de obligatoria y el Sistema Nacional que la sustentará bajo los mismos criterios de calidad, equidad e inclusión que requiere el Sistema educativo nacional y que merecen todos los mexicanos”, señaló el titular de la UADY y agregó “esperamos que esta tercera edición de las Jornadas llene las expectativas de ustedes y nos permita crear las conexiones entre ideas, personas e instituciones que pongan las sólidas piezas que requiere el entramado de la educación mexicana”.

En su turno para inaugurar el evento, Salvador Malo Álvarez, director de Educación Superior de la SEP, dijo que “calidad de la educación es un conjunto de valores y divisiones que tienen las instituciones con indicadores asociados” y afirmó también que “las casas de estudios deben proveer a los jóvenes de un conjunto de habilidades y destrezas que les permitan seguir aprendiendo por sí mismos, enfrentarse a la educación, al trabajo y a la vida”.

Aseveró que “hay signos de cambio importantes ya que el año pasado, en el nivel medio superior, se registró un egreso sin precedente al pasar del 4 al 14 por ciento más; el problema es que las universidades tendremos que abrir más lugares con educación de calidad; no se trata de abrir más puertas para más estudiantes sino que estas personas obtengan una preparación que les permita desarrollarse, contribuir, salir adelante en la vida y ser mexicanos que participan en el crecimiento de su país”.

“Esto se dice fácil pero la tarea es complicada; creo que la idea de estas Jornadas es extraordinaria porque representa justamente reflexionar sobre lo que significa dar una educación de calidad en estas épocas que vivimos” y recordó que hace algunos meses vino a Yucatán cuando la UADY fue designada como representante del ORSALC sobre lo que comentó “me pareció importante que México tenga esta visión y sobre todo que la UADY se haya interesado por ser la institución que representa al país”.

  Minutos después el funcionario de la SEP dictó la primera conferencia magistral acerca de los retos de educación superior en México, en una perspectiva internacional. “Una cosa es la educación superior que requiere México y otra la educación superior mexicana; generalmente cuando se habla de lo último nos referimos a los profesores, instituciones, procesos, etc. lo cual es distinto de lo que se requiere o necesita”.

“El reto principal es ver a la educación superior desde otra perspectiva, dejar de ver al país y al mundo desde la perspectiva del sistema de educación superior mexicano para observar sus procesos y prácticas desde el exterior. El sistema de educación superior mexicano tiene 3.8 millones de personas, ligeramente arriba del 3% de la población del país, por lo tanto, se requiere de más educación, cosa que raramente vemos y si lo hacemos es desde la óptica de las universidades”, explicó.

“Creemos que observamos al mundo desde nuestra universidad, rara vez vemos a esta institución desde la óptica del mundo y del país y de lo que está pasando en otros lados y éste es el reto principal: cómo cambiar esa visión y dejar de vernos a nosotros mismos”, agregó el doctor en física Malo Álvarez quien durante años laboró en el Instituto Mexicano del Petróleo y después se incorporó a la SEP donde puso en marcha programas para la superación académica y desarrollo de la investigación y posgrado en las universidades públicas, entre otras cosas.

Presidieron también la inauguración de las jornadas José Aguirre Vázquez, director de Planeación y Desarrollo de la ANUIES; José de Jesús Williams, director general de Desarrollo Académico de la UADY; Juan de Dios Pérez Alayón, coordinador Institucional de Planeación de Desarrollo de la UADY; Daniel Hernández Franco, coordinador sectorial de Seguimiento y Monitoreo de la Subsecretaria de Educación Media Superior de la SEP; Humberto Grimaldo, coordinador del observatorio de RSU de AL y el Caribe (ORSALC) y Ricardo Bello Bolio, director de educación superior de la Secretaría de Educación del Gobierno del Estado.

 

También te podría gustar...

Comentários no Facebook