MITOMANÍA, RESULTADO DE INMADUREZ EMOCIONAL: PSIQUIATRA DEL IMSS

 

  • Los mitómanos son individuos que suelen mentir sistemáticamente
  • Los mitómanos pueden causar daño a las personas de su alrededor y a ellos mismos, sin medir la magnitud de sus mentiras

Mérida Yucatán a 22/Sep/2014/.- Aquel individuo que tiene una inclinación irresistible a decir mentiras, exagerar la realidad o contar historias incongruentes, puede ser una persona mitómana sin saberlo; y es que aunque todos los seres humanos tenemos capacidad para mentir utilizando diferentes contextos y finalidades, hay casos en que esto se hace de manera constante, ya sea para tratar de ser más atractivo hacia los demás o de suplir carencias en distintas áreas de su vida.

El psiquiatra Diego Sánchez Uloac, especialista del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Yucatán, explica que los mitómanos son individuos que suelen mentir sistemáticamente, no pueden resistir la tentación de inventar alguna mentira fabulosa que les atraiga la atención de los demás y hacen de la mentira una forma de vida, lo que llega a ser alarmante ya que cada vez mienten mejor y puede resultarles más difícil identificar si lo que dicen es real o no.

El especialista del IMSS mencionó que generalmente el mitómano habla de sí mismo y trata de hacer creer a los demás que es un personaje especial, que tiene mayor poder social, económico, sexual, físico, etcétera y está actitud puede ser una manifestación de baja autoestima, de un sentimiento de inferioridad que el mitómano busca encubrir para sentirse importante; pero esta conducta con el paso del tiempo le provocará aislamiento por despertar desconfianza entre sus semejantes

Por lo regular, esta conducta surge debido a la incapacidad de lograr una madurez emocional, incluso neurológica, que impide a un individuo ubicarse en un marco de realidad. Durante la infancia, hay etapas en que la fantasía es un elemento necesario, forma parte de la creación de la personalidad, y no es que la fantasía se deseche por completo, al contrario, esta nos ayuda a crear, producir, imaginar qué vamos a estudiar o en qué trabajaremos.

Sin embargo, señala el especialista, el problema del mitómano es que no hay un freno a esta actividad mental, y esto terminará por generarle rechazo social por mentir a menudo.

Algunos jóvenes para sentirse mejor inventan su propia historia, para ganarse la admiración y aceptación de los demás; el problema es que si se prosigue con este comportamiento y más adelante no se acepta a sí mismo tal como es, se convertirá en un mitómano, pues la mitomanía le va a proporcionar lo que su autoestima necesita para no sentirse frustrado.

Los mitómanos pueden causar daño a las personas de su alrededor y a ellos mismos, el problema es que ellos no miden la magnitud de sus mentiras, y cuando estás son descubiertas se pueden volver agresivos y violentos, afectando sus relaciones sociales, laborales, afectivas, etcétera.

Sánchez Uloac finalizó diciendo que no hay que confundir la mitomanía con otras patologías más complejas en las cuales está presente un trastorno mental, como la esquizofrenia, bipolaridad y hasta las transfusiones de personalidad antisocial o los trastornos delirantes.

También te podría gustar...

Comentários no Facebook