La pobreza deja el campo; va a las ciudades: Sedesol

La titular de la Sedesol dice que 131 localidades de más de 100 mil habitantes concentran 50% de la miseria urbana

CIUDAD DE MÉXICO, 20 de septiembre.- El 60 por ciento de la pobreza que actualmente afrontan 53 millones de mexicanos se concentra en las ciudades, afirmó ayer la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, en su comparecencia en la Cámara de Diputados.

El no haber atendido la pobreza urbana ha generado dinámicas de violencia, de polarización, de encono y de resentimiento, de fractura social”, manifestó.

Al comparecer ante diputados, con motivo de la glosa del II Informe de Gobierno, aseguró que la “cirugía a fondo” que el gobierno federal aplica a la política social busca atender ese problema desde un enfoque que trascienda el asistencialismo y garantice lo que denominó como “inclusión productiva y financiera”.

Nos planteamos también combatir la pobreza urbana, olvidada durante mucho tiempo, porque hoy, de acuerdo con los datos que tenemos del Coneval (Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social), 60 por ciento de la pobreza en el país se concentra en las ciudades, ya que 131 localidades mayores de 100 mil habitantes concentran la mitad de la pobreza urbana del país”, explicó la exjefa del gobierno capitalino.

“Los pobres no solamente están en las comunidades rurales aisladas, marginadas, sino también están en nuestras grandes ciudades”, enfatizó.

Reunida con legisladores de las comisiones de Desarrollo Social, Derechos a la Niñez, Asuntos Indígenas e Igualdad de Género, la funcionaria sostuvo que el paso de Oportunidades a Prospera “de ninguna manera se trata de un cambio cosmético ni de un cambio de nombre”.

Es, definió, el reconocimiento de que las trasferencias monetarias resultan insuficientes para romper el círculo intergeneracional de la pobreza.

Al justificar el cambio en la estrategia, alegó: “Pareciera que los recursos los ponemos en una coladera y se nos van”.

Y al defender la nueva perspectiva argumentó: “No se trata de que la gente se gradúe en transferencias monetarias. Eso no está bien”.

Al responder a los cuestionamientos de la oposición,  la secretaria Robles afirmó que si bien Oportunidades es un programa reconocido a nivel internacional, nunca logró sacar de la pobreza a sus beneficiarios.

Explicó que Prospera retoma la positivo de aquella estrategia, al tiempo que reconoce los problemas de calidad de la educación que reciben los más pobres.

Robles Berlanga dijo que esto es posible gracias a la reforma en la materia.

Auxiliada de gráficas sobre las inyecciones presupuestales a Oportunidades, pidió a los diputados observar que “han crecido de manera importante los recursos para el programa de transferencias monetarias y que la pobreza se mantiene prácticamente igual”.

Robles Berlanga alegó que “eso nos llevó a una reflexión muy importante: el Programa Oportunidades ha tenido éxitos contundentes, innegables, pero no es suficiente y no cumplió con objetivo fundamental que era romper el círculo intergeneracional de la pobreza”.

Sostuvo que esa situación condujo al gobierno federal a “un rediseño” que busca atender la calidad ahora deficiente en materia de educación, salud y alimentación, es decir, de los componentes de Oportunidades.

Inclusión financiera

Respecto de la inclusión financiera, comentó que ésta podrá concretarse gracias a la reforma en ese terreno, la cual permitirá “que todas estas familias tengan acceso al crédito, a los programas de ahorro, a los seguros”.

En cuanto a la inclusión productiva, dijo que los beneficiarios de Prospera participarán en 15 programas de diversas secretarías, al tiempo que podrán incorporarse al empleo y a la formalidad a través del Servicio Nacional de Empleo y de las becas de capacitación para el trabajo.

(Es) una política que rebasa el asistencialismo y que entiende que los derechos constitucionales, los derechos sociales, deben ser ejercidos a plenitud por todos”, planteó.

“Esta política social atiende una primera realidad: la dinámica de la pobreza en México, que no se ha modificado sustancialmente en las últimas décadas y que requería entonces una cirugía a fondo”, insistió.
hambre

Niega fines electorales

Rechazó que la Cruzada contra el Hambre se aplique con pretensiones de rentabilidad social. Dijo que hoy tres millones 100 mil mexicanos comen mejor que hace 21 meses. Y confió en que este año se cubrirá al resto de los siete millones que en condición de pobreza extrema requieren de ese apoyo.

“Nosotros no estamos pensando en elecciones, estamos preocupados en los 53 millones de mexicanos pobres”, afirmó.

“Persiste la desigualdad”

El coordinador de la bancada priista en la Cámara de Diputados, Manlio Fabio Beltrones Rivera consideró que “la falta de reformas ha hecho que por más de 15 años los resultados de crecimiento de 2 por ciento anualizado, en promedio, no nos haya permitido crecer como lo debíamos hacer y entonces tengamos desigualdad y pobreza, que no son admisibles en un país que merece un mejor futuro”.

Sobre los beneficios que traerán las reformas estructurales, confió en que el país recuperará el crecimiento que nunca debió haber perdido y que sus resultados serán mejor distribuidos.

De tal suerte, agregó, que el país tenga mejor educación, mejor salud, con ello, más trabajo y mejor pagado.

Por otra parte, afirmó que  la advertencia hecha por el senador panista Jorge Luis Preciado de no votar con el PRI en el Congreso deberá ser superada.

Dijo estar seguro de que México y la “conducción certera que tiene por parte del presidente Enrique Peña ha demostrado que tiene una gran apertura y respeto con todos los partidos”.

Ataja las críticas de los diputados

 “Las mujeres de Prospera pueden tener todos los hijos que quieran. Si quieren tener siete hijos, como los tuvo la mamá de la diputada, es absolutamente su derecho”, reviró una Rosario Robles que a sus anchas desahogaba cada una de las impugnaciones de la oposición.

La secretaria de Desarrollo Social buscó la mirada de la panista Leticia López Landero para abordar el tema de la planificación familiar, uno de los componentes que habrán de caracterizar a la estrategia antipobreza del actual gobierno, en contraste con un pasado inmediato en el que, según lo recordó la funcionaria, se disparó el embarazo adolescente.

Si quieren tener uno o si no quieren tener ninguno, es el derecho de las mujeres a decidir libremente sobre su maternidad. Pero el programa tiene un límite de apoyo hasta de tres hijos”, le dijo la titular de Sedesol a su interlocutora blanquiazul.

En su intervención, a nombre del PAN, la diputada López Landero le recordó a la secretaria sus controvertidas declaraciones de que las beneficiarias de Oportunidades, ahora Prospera, sólo recibirán apoyo para tres hijos.

Vengo de una familia de siete hermanos, donde una mujer de un segundo año de primaria salió adelante con sus hijos. Me lastima saber que a los indígenas que tengan más de tres hijos no podrán ser ayudados”, lamentó la legisladora veracruzana.

Pero Rosario Robles se deslindó de las restricciones: “Y esa regla no la pusimos nosotros, la puso el Partido Acción Nacional siendo gobierno en el año 2009. Así de sencillo”.

Con los guantes bien puestos, y no precisamente blancos ni de seda, la exjefa del gobierno capitalino atajó cada uno de los cuestionamientos acumulados durante las seis horas que duró su comparecencia en San Lázaro.

“Yo no tengo bola de cristal. No sé cuántos pobres habrá menos. Eso se lo dejo a Coneval (Consejo Nacional de Evaluación de la Política Social)”, dijo ante las solicitudes de un pronóstico de lo que serán los resultados de su gestión.

Y cuando el legislador del PRD Carlos de Jesús Alejandro se refirió al retraso en la entrega de los apoyos en su tierra, la ex presidenta de ese partido trajo a colación un “hicimos un informe de la reconstrucción, invitamos a todos los legisladores de Guerrero. Lamentablemente usted no nos acompañó, diputado”, reprochó la secretaria.

Conocedora de las escaramuzas parlamentarias, pues su currículum político incluye el paso por la Cámara de Diputados, la funcionaria no se guardó el reclamo de la estructura de la comparecencia, conducida por el presidente de la Comisión de Desarrollo Social, el político priista Alejandro Montano Guzmán.

Es un formato un poco complicado, porque quienes tienen que hacer comentarios de tres minutos hacen preguntas por diez y yo ya no tengo derecho a responder”, soltó.

Y en medio de las largas intervenciones de los diputados, dejó registro de que ya no requería auxilio de los asesores cuando le comentó a su asistente: “Araceli, no me pases tarjetas, porque me distraes”.

Hubo momentos en que le dio la razón a sus anfitriones. Lo hizo con la perredista Alliet Bautista Bravo, al señalar que un programa como el de la Cruzada contra el Hambre cuenta con 90 acciones que aplican 19 dependencias.

Tiene usted razón en algo: la Secretaría de Desarrollo Social no es responsable solamente o la única responsable de toda la política social del gobierno. Yo le tomo la palabra absolutamente, diputada.”

Ante el reclamo de que se restringe la edificación de caminos, criticó a quienes pretenden que éstos desplacen los derechos a la salud o la educación. Y de pasó balconeó los excesos de los alcaldes

“Nos discuten los presidentes municipales: es que mi compromiso era poner el techo de la cancha. Sí, nada más que no tienes agua potable, no tienes drenaje, no tienes luz y primero lo primero”, acotó. (EXC)

También te podría gustar...

Comentários no Facebook