Pemex y CFE harán formal su nueva era

Se prevé que el Senado designe hoy a integrantes de sus Consejos de Administración

CIUDAD DE MÉXICO, 17 de septiembre.- Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE) concretan mañana su transformación legal de empresas paraestatales a empresas productivas del Estado, pues sus respectivas leyes disponen que ese cambio se hará formal al siguiente día de que el Senado de la República designe a los nuevos integrantes de sus Consejos de Administración.

Hoy, el pleno del Senado aprueba que Mario Molina, Premio Nobel de Química,  junto con Luis de la Calle, Rubén Filemón Flores y Enrique Zambrano se incorporen al Consejo de Administración de la CFE, y con ello este órgano colegiado se transformará en el máximo órgano de poder de dicha empresa y en el cual los trabajadores sindicalizados perderán dos lugares, pues de tres representantes ahora tendrán sólo uno.

De igual forma, el Senado avalará la nueva integración del Consejo de Administración de Pemex, donde a partir de mañana el sindicato petrolero no tendrá presencia.

Además, concluye la labor de los cuatro consejeros independientes, que comenzaron a trabajar desde 2009, para dar paso a Carlos Elizondo Mayer-Serra, Jorge Borja Navarrete, Jaime Lomelín, Octavio Francisco Pastrana y Alberto Tiburcio Celorio.

De acuerdo con el transitorio primero de las leyes de Pemex y  de la CFE, “la presente ley entrará en vigor al día siguiente a que quede designado el nuevo Consejo de Administración”.

Como el Senado designa hoy a los consejeros faltantes, mañana entra en vigor la ley y, con ello, ambas empresas se transforman “por ministerio de ley, en una empresa productiva del Estado, por lo que conserva su personalidad jurídica, así como la titularidad de todos los bienes y obligaciones que le corresponden”, dispone el régimen transitorio de ambas leyes.

Freno a actos de corrupción

Las leyes de Pemex y de la CFE diseñan un Consejo de Administración para cada una, que concentra poder y se hace responsable directo de acciones como el freno a actos de corrupción y de la política de contratación de empleados, con excepción de las plazas sindicales.

Tanto el sindicato de los petroleros como  el de los electricistas mantienen al director general de sus respectivas empresas como único interlocutor para sus negociaciones laborales.

Estas leyes que dan forma a la etapa de empresas productivas del Estado aclaran que los consejeros no estarán sujetos al régimen de responsabilidades, y serán responsables de los daños y perjuicios que lleguen a causar a Pemex o a la CFE, o a alguna de sus empresas subsidiarias o filiales, derivado de sus actos, hechos u omisiones en que incurran, y por los daños y perjuicios que llegaren a causar derivados de la contravención a sus obligaciones y a los deberes de diligencia y lealtad en la propia ley.

La responsabilidad a que se refieren las fracciones anteriores será solidaria entre las personas que hayan adoptado la decisión.

La indemnización que corresponda deberá cubrir los daños y perjuicios causados a Pemex o a la CFE, a sus empresas productivas subsidiarias o empresas filiales, y en todo caso se procederá a la remoción del consejero involucrado.

También precisan las leyes que “la acción para exigir la responsabilidad a que se refiere este artículo prescribirá en cinco años contados a partir del día en que hubiere tenido lugar el acto, hecho u omisión que haya causado el daño y perjuicio, salvo cuando se trate de actos, hechos u omisiones de tracto sucesivo o con efectos continuos, en cuyo caso el plazo para la prescripción comenzará a contar cuando termine el último acto, hecho u omisión o cesen los efectos continuos, según corresponda”.

Aclaran que con independencia de las responsabilidades penales a que haya lugar, los daños y perjuicios causados por los consejeros en perjuicio de las empresas productivas del Estado podrán reclamarse por la vía civil.

Las dos leyes ordenan que los consejeros estarán obligados a abstenerse de realizar, por sí o por interpósita persona, transacciones profesionales o comerciales con la Comisión Federal de Electricidad o Petróleos Mexicanos, sus empresas productivas subsidiarias o empresas filiales, o de utilizar sus activos, recursos o personas para actividades privadas.

Ciclo legislativo de Reforma Energética concluirá: Gamboa

El presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado, Emilio Gamboa, aseguró que los nombramientos de los nuevos responsables de la administración de Pemex y de la CFE, así como de la riqueza energética, pone fin al ciclo legislativo de la Reforma Energética.

 Gamboa recordó que a propuesta de la Comisión de Energía, los senadores decidirán hoy en el pleno quiénes se integrarán a la Comisión Nacional de Hidrocarburos, la Comisión Reguladora de Energía, el Comité Técnico del Fondo Mexicano del Petróleo y el Consejo de Administración de Pemex y de la CFE.

“Así, el Senado culminará su actividad legislativa en esta histórica reforma en materia energética, con lo que se podrá avanzar más rápido en el tema de la Ronda Cero y Ronda Uno. Se cumplirá  el objetivo de generar las condiciones para bajar las tarifas de energía eléctrica y gas, además de comenzar la reestructura de Pemex y de la CFE”, señaló en un comunicado.

 “Logramos la Reforma Energética, de Telecomunicaciones, Laboral, Educativa, entre otras, que son plataforma para que los mexicanos prosperen.

“Lo hemos hecho con alto sentido de responsabilidad, con la vista fija en las familias mexicanas que no desean conformarse con la ayuda asistencialista, sino que esperan la oportunidad para desarrollar sus capacidades, con el respaldo de empleo mejor remunerado y formación escolar más sólida”, agregó.

CON AUTONOMÍA

Como parte de las reformas aprobadas por el Legislativo, se establece que Pemex y la CFE serán empresas productivas del Estado,  y ya no paraestatales.

  • Si bien como paraestatales también eran organismos descentralizados con fines productivos, es decir, con personalidad  jurídica y patrimonio propios, no tenían autonomía técnica, operativa y de gestión.
  • Ahora, el propósito es que Pemex y la CFE sí cuenten con autonomía técnica, operativa y de gestión, lo que significa que no tendrán un exceso de ataduras con Hacienda y Energía.
  • Entre los principales argumentos de estos cambios está el de que se requiere de una radical transformación de ambas, a fin de dotarlas de una estructura auténticamente empresarial.
  • Así, serán diseñadas como verdaderas empresas privadas, pero sin dejar de ser ciento por ciento propiedad del Estado.
  • Se les asignará un régimen jurídico flexible que permita la mayor autonomía operativa posible.
  • De hecho, en agosto pasado Pemex y la CFE ya no fueron incluidas en la lista de empresas paraestatales.

También te podría gustar...

Comentários no Facebook