Reprueba Bachilleres a 50% en ciencias exactas

Matemáticas, química y física siguen siendo el ‘coco’ de estudiantes

CIUDAD DE MÉXICO, 13 de septiembre.- A 40 años de la creación del Colegio de Bachilleres, su directora general Sylvia Ortega Salazar admitió que enfrenta retos que deberán resolver poco a poco, ya que no es fácil disminuir la deserción, ni la reprobación, los cuales son los dos problemas más graves de la institución.

Además de que 22 por ciento de los alumnos deserta al año en los planteles del Colegio de Bachilleres, hasta 50 por ciento de ellos reprueba matemáticas, química y física, “lo cual es muy alto”, aunque varía en cada plantel.

En conferencia de prensa, la funcionaria dio a conocer que reforzarán la identidad del Colegio por su 40 aniversario, promoviendo actividades académicas, culturales y deportivas con los alumnos para que constaten que estudian en una institución de buen nivel académico igual que la UNAM o el IPN y por ello señaló que los maestros ya tienen la instrucción de dar clases que interesen a los estudiantes en el bachillerato y que además aprendan lo que exige el mercado laboral, mediante actividades que les interesen y no con clases aburridas.

Las actividades que emprenderán para celebrar el 40 aniversario tienen, en parte, el objetivo de “hacer deseable al Colegio de Bachilleres y lo podemos hacer o lo debemos hacer de dos maneras: primero, mejorando todos, pero segundo también difundiendo. Me parece que los padres de familia de esta ciudad deben saber que el Colegio de Bachilleres es un lugar digno que da oportunidad y que tiene niveles de calidad muy comparables a los de otras instituciones de la zona metropolitana”.

Comentó que la deserción es el mayor problema que enfrentan los planteles Bachilleres, pero aseguró que en el último año han buscado mecanismos para retenerlos y que terminen ese nivel educativo, lo que a su vez ha mejorado la eficiencia terminal.

“El abandono sigue siendo el principal desafío y hay que evitarlo”, aseveró, de modo que la tasa ha bajado ligeramente al pasar de 23.2 por ciento en 2013 a 22 por ciento en 2014, lo que a su vez ha redituado en el aumento de egresados a 43 por ciento al año.

Tras englobar la serie de desafíos que tiene el Colegio de Bachilleres, Ortega Salazar enfatizó que dedicarán esfuerzos para lograr que los alumnos se sientan parte de la institución y con ello evitar que reprueben, porque “es el factor que más pesa en la decisión de abandonar la escuela”.

Los maestros tienen que evitar que reprueben, pero sin regalar calificaciones, utilizando herramientas, sobre todo, con nuevas tecnologías, para que los estudiantes se queden, les gusten las clases, aprendan y al no reprobar, permanezcan en la escuela.

Si logran ese objetivo, dijo, incluso elevarán la autoestima de los alumnos, pues la Encuesta de Egresados del Colegio de Bachilleres 2014 reveló que quienes terminan el bachillerato tienen alta autoestima y altas expectativas.

Sin embargo, cuando los adolescentes ingresan al Colegio “hay una proporción significativa” que tiene baja autoestima, porque creen que no son capaces para las matemáticas, para leer y que no tienen buenos hábitos de estudio”, lo cual tiene que revertirse en la escuela y eso lo van a lograr si no reprueban y cursan los tres años de la educación media superior.

Ortega Salazar comentó que también buscará firmar un convenio con la UAM para acercar a los alumnos con la institución de educación superior.

Tiene Nuevo Laredo alto índice de reprobación

Hugo de León, coordinador escolar del Centro Regional de Educación, aseguró que en nivel primaria el índice reprobatorio de estudiantes es de mil 600 y en secundaria son 800 educandos reprobados por grado, pero si se saca el índice de reprobación por materia se eleva considerablemente.

Señaló que mes a mes se aplican los exámenes generales de conocimiento para que aquellos alumnos que reprobaron un grado, mediante esta prueba, puedan acreditar el año escolar.

Para poder aplicar el examen se tiene que inscribir con un mes de anticipación directamente en el Centro Regional de Educación. Durante los dos últimos años, más de dos mil jóvenes se han quedado sin cursar estudios de bachillerato, ante la falta de escuelas preparatorias y este año, ya se exige que estudiantes de primaria presenten exámenes para ser admitidos en planteles escolares, debido al crecimiento demográfico y cero construcciones de escuelas.

En las secundarias cada año es la misma tónica, y sólo un examen de aptitud aprobado permite que un estudiante alcance un lugar en una escuela pública, el resto, lo debe hacer en escuelas de paga.

Por esa razón, el gobierno municipal de esta frontera tiene como proyecto principal en el rubro de educación la construcción de dos escuelas primarias y una preparatoria con recursos municipales.

Las escuelas primarias serán construidas en las colonias de Villas de San Miguel y Reservas Territoriales. (EXC)

También te podría gustar...

Comentários no Facebook