COMO TRATAMIENTO DEL PIE EQUINOVARO IMSS APLICA MÉTODO PONSETI CON BUENOS RESULTADOS

 

  • Los padres de familia o tutores podrían detectar este padecimiento de manera oportuna, cuando haya indicios de pie torcido, uno más pequeño que el otro o que el niño, al dar sus primeros pasos, no apoye el pie por completo y camine de ‘puntillas’
  • La recuperación de pie equinovaro puede ser más rápida y fácil con una detección oportuna y mientras menos edad tenga el paciente

Mérida Yucatán a 05/Sep/2014/.- El pie equinovaro, también conocido como “pie zambo” se presenta cuando el pie se curva hacia adentro y hacia abajo, apuntó la doctora Lucía Rodríguez Alcocer, especialista en Ortopedia y Traumatología del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) Yucatán.

Informó que es una afección congénita, lo cual significa que está presente al nacer. Se presenta en uno de cada mil niños nacidos vivos y en un 50 por ciento de los casos es bilateral; en el IMSS Yucatán es uno de los principales motivos de consulta en el servicio de Ortopedia.

Las tres deformidades básicas del pie son equino, varo y aducción del antepie, pero también está asociado a torsión tibial interna. El pie equinovaro recibe varios nombres, como pie zambo, pie torto y talipes equino varus.

Al existir factores genéticos asociados, la posibilidad de que esta deformidad reaparezca en un familiar es de 20 a 30 veces mayor que en la población general. Se ha asociado también a presentación podálica durante el embarazo.

La recuperación de pie equinovaro puede ser más rápida y fácil con una detección oportuna y mientras menos edad tenga el paciente, de ahí la importancia de acudir con el ortopedista durante los primeros meses de edad del niño, ya que éste y muchos otros padecimientos pueden ser detectados oportunamente para evitar complicaciones.

En cuanto al tratamiento, a los pacientes con pie equinovaro se les coloca un yeso, por lo general durante un periodo de seis semanas, lo cual se conoce como Método de Ponseti. Sin embargo, en caso de persistir la deformidad, a pesar del tratamiento con este método, se puede proceder a una cirugía.

Por lo general las complicaciones que ameritan una intervención quirúrgica se presentan en personas adultas, por lo que son los padres de familia o tutores de niños menores de edad, quienes podrían detectar este padecimiento de manera oportuna, cuando haya indicios de pie torcido, uno más pequeño que el otro o que el niño, al dar sus primeros pasos, no apoye el pie por completo y camine de ‘puntillas’ de manera insegura.

La especialista del IMSS Yucatán señaló que el método Ponseti ha dado buenos resultados a los pacientes, ya que el aspecto físico del niño que ha recibido este tratamiento no presenta deformidades y pueden realizar sus actividades de forma normal, como hacer ejercicio físico, entre otras.

También te podría gustar...

Comentários no Facebook