OPORTUNO DIAGNÓSTICO DE DEPRESIÓN POSPARTO EVITARÁ RIESGOS EN MADRE Y BEBÉ

  • Tiene los mismos síntomas que cualquier depresión
  • Recomienda al ginecólogo estar atento para canalizar a mujer embazada con antecedentes de cuadros depresivos o quien se deprima postparto

La depresión posparto es un cuadro afectivo, hasta cierto punto frecuente, que se da los primeros días o semanas al nacimiento del bebé, esto por variaciones o cambios hormonales que tiene el cuerpo de la mujer informó el médico psiquiatra del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Yucatán, Ariel Enrique Lugo.

Además de los cambios hormonales, también se puede presentar porque la mujer ya tenía antecedentes de cuadros depresivos y en el posparto se vuelve a presentar la patología.

Aunque no se tiene documentada una causa específica, existen factores que predisponen a la mujer a padecer de depresión posparto, como ya se mencionó, que haya antecedentes de enfermedad mental en la paciente o en su familia, la manera en cómo se concibió el producto, la relación de la pareja, así como el uso de medicamentos en el embarazo o previos al mismo.

“La depresión posparto tiene los mismos síntomas de cualquier depresión, pero como en todas hay cuadros leves o de mayor intensidad”, apuntó García Gutiérrez.

Los síntomas que indica la Organización Mundial de la Salud son: tristeza persistente casi todo el día, llanto, sensación de desinterés o pérdida de motivación, ansiedad, alteraciones en el sueño ya sea insomnio o sueño excesivo, alteraciones en la alimentación y concentración.

Si estos síntomas son más graves puede darse el rechazo al recién nacido, negación del mismo, síntomas psicóticos o alucinaciones, pensamientos suicidas o casos de gravedad donde el niño puede correr riesgo.

El especialista del Seguro Social señaló que el diagnóstico de la depresión posparto debe ser oportuno y temprano, por lo que el ginecólogo que lleva el control del embarazo debe tener un registro de los antecedentes de la mujer para que, en caso de necesitarlo, desde el embarazo pueda canalizarla al psicólogo para controlar el padecimiento a tiempo.

Señaló que no hay una edad específica para padecer este trastorno pero suele darse en pacientes que se embarazaron a edad mayor –de 35 años-o son demasiado jóvenes –menores de 20 años-; así como en mujeres cuya concepción fue mediante violencia, embarazo no deseado o presentan cuadros de adicción a sustancias.

También te podría gustar...

Comentários no Facebook