Roger Metri Duarte, durante la presentación del Festival Internacional de la Cultura Maya

clausura
Discurso pronunciado por el titular de la Secretaría de la Cultura y las Artes (Sedeculta)

Mérida, Yucatán, 26 de agosto de 2014. Bienvenidos a este corpus cultural, centro encomiable de la vida en el sureste de México, donde cobra sentido, actualidad y pertinacia el trabajo de los creadores que a través de cien años han nutrido la fábula histórica del arte, bajo la égida de este candil del Teatro José Peón Contreras.

El cuadro de civilizaciones milenarias y sus universos con sus estampas, la música progresiva de sus arias, el acento del teatro y la huella del elenco, la palabra humeante con su inteligencia; han pisado el ángulo de este proscenio y su fondo escénico.

   Sea así como los muros de este Teatro cuyas vocales hoy nos brindan su centuria de piedra, esta ciudad noble y leal, capital mayor del Mayab, y esta entidad dueña de la melodía y la épica y donde tienen cabida todos los artistas yucatecos, sean el templo de la cultura que merezcan los viajeros, los virtuosos y la vida yucateca que hoy trepidan.

            De la misma forma,  la ferocidad verde del henequén será el trazo de diez días  de octubre y partirá precisamente de esta duela. Mas la rotunda tecla de los pianos y la defensa de las cuerdas de una guitarra seguro permitirán que la propia tierra de la pitahaya y su miel desconocida, suavice los tonos y  consienta al visitante ir por veredas y escalinatas para que el otoño, aquel que nos espera, se abra a sí mismo en su hamaca de sueños.

    El abanico de opciones se mira resplandeciente. La heráldica maya y su pensamiento, es esta Mérida despierta a la poesía, la música y la danza todo el tiempo; demostrará que  nuestro verbo hospitalario no es un falso brillo de los labios sino que nuestros brazos y su derroche de fuego, son ese polvo sonoro de la cultura viva y expectante.

También te podría gustar...

Comentários no Facebook