Abogados donan representación legal a menores centroamericanos

Reporte especial Niños migrantes:Quieren asegurarse de que los niños reciban un proceso migratorio justo

Niños migrantes aguardan para ser examinados por médicos en un centro de procesamiento habilitado en Nogales, Arizona.

Niños migrantes aguardan para ser examinados por médicos en un centro de procesamiento habilitado en Nogales, Arizona.

Cuando la Barra de Abogados del Condado de Los Ángeles anunció que este viernes  tendría un entrenamiento para abogados privados sobre cómo defender los casos de niños centroamericanos, las 100 plazas se llenaron de inmediato y al menos 70 de ellos ofrecieron defender sin costo a por lo menos 2 niños cada uno.
“La respuesta de la comunidad legal ha sido extraordinaria”, dijo Amira Al-Alami, quien encabeza el comitè de inmigración de LACBA.
Por ejemplo, este lunes corrió como reguero de pólvora la noticia de que las audiencias de muchos niños habían sido adelantadas en el tiempo y en tribunales lejos de donde los niños han ido a vivir.
Cuando un abogado del estado de Virginia pidió ayuda por correo electrónico para defender a dos clientes en Los Ángeles, una letrada de esta ciudad respondió de inmediato y se presentó al tribunal como “amigo de la corte”.
Varios abogados privados se presentaron además en el mismo tribunal a ver qué estaba pasando con las audiencias e informar a los demás.
“Básicamente, una vez recibimos el email, todos nos unimos y algunos se prestaron de voluntarios para ir a la corte. Hay muchos abogados que quieren asegurarse de que los niños reciban un proceso justo”, dijo Al-Alami.
La falta de representación legal para miles de niños centroamericanos, potenciales refugiados que deben defenderse de un proceso de deportación acelerado impulsado por el gobierno de Estados Unidos, es un problema difícil de resolver, puesto que a diferencia de lo que ocurre en los tribunales penales, un acusado no tiene derecho a un defensor público en un caso de inmigración.
Aunque hay organizaciones no lucrativas que realizan este trabajo, los recursos de los que disponen son insuficientes para atender a los miles de niños que han estado llegando en los últimos meses. El costo de un abogado privado puede ser prohibitivo para cualquiera, especialmente para una familia inmigrante y más para un niño solo, que no cuenta con recursos.
Hay organizaciones como KIND (Kids in Need of Defense) que desde hace años vienen coordinando y entrenando a abogados de la barra privada para hacer este trabajo. Muchos no son siquiera abogados de inmigración sino letrados de bufetes privados que representan a corporaciones o a individuos que pueden costearlos.
“Estos abogados a menudo nos han dicho que este es el trabajo más satisfactorio que han hecho en su vida”, dijo Wendy Young, directora de KIND.

Los entrenamientos seguirán

Este viernes, varios abogados expertos en diversos recursos legales para niños refugiados entrenarán a un centenar de colegas  en Los Ángeles sobre las complicaciones legales de estos casos.
Al-Alami indicó que “hasta ahora no conozco a muchos abogados que estén cobrando por este trabajo, la mayoría están trabajando pro-bono o por un costo muy bajo”.

También te podría gustar...

Comentários no Facebook